GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

lunes, 25 de mayo de 2015

25 DE MAYO DE 1810: PRIMER GOBIERNO "PATRIO".

Un 25 de Mayo de 1809  cuando la Real Audiencia de Charcas comienza la Revolución de Chuquisaca primera junta de gobierno en el Virreynato del Río de la Plata.
La primera junta encabezada por Cornelio Judas Tadeo de Saavedra y Rodríguez  -conocido simplemente como Cornelio Saavedra nacido en Otuyo, Corregimiento de Potosí  -actual  Estado Plurinacional de Bolivia -, cerca de la antigua Villa Imperial de Potosí, que pertenecía por entonces al Virreinato del Perú, bajo dependencia de la corona de España.
Saavedra estuvo  trabajando en el Cabildo de Buenos Aires, donde asumiría distintos cargos administrativos desde que fuera convertida en capital del Virreynato del Río de la Plata; tuvo una destacada participación en las Invasiones Inglesas, fue jefe del Regimiento de Patricios, en  1808 Cornelio Saavedra participó en la reuniones de la Sociedad de los Siete en la jabonería de Hipólito Vieytes y en la casa de Rodríguez Peña.
En mayo de 1810 llegó a Buenos Aires la noticia de la caída de toda España en manos francesas, excepto en Cádiz, donde se había formado un Consejo de Regencia que reemplazaba a la Junta Suprema de Sevilla. Dicha noticia desencadenó el proceso revolucionario conocido como Revolución de Mayo. La dirección del proceso estuvo en manos de un grupo secreto integrado por Manuel Belgrano, Juan José Paso, Juan José Castelli, Nicolás Rodríguez Peña Mariano Moreno e Hipólito Vieytes, entre otros. Éstos necesitaban el apoyo de Cornelio Saavedra y los demás jefes militares para actuar, ya que sin ellos no habrían tenido el poder para enfrentarse al virrey y la Intendencia de Salta del Tucumán apoya sin retaceos al Primer Gobierno Patrio.
OIR MORTALES EL GRITO SAGRADO: Criollos, gauchos, aborígenes, mulatos, zambos, mestizos, se entreveran en el grito sagrado de la  libertad.
Moreno y Saavedra se transformaron en los principales referentes de la disputa interna que tuvo lugar sobre las distintas visiones sobre el significado de la Revolución de Mayo.
Moreno pensó en disminuir la influencia de Saavedra, y para ello se creó un nuevo regimiento de milicias, cuyos oficiales eran adictos a Moreno y su grupo: el regimiento América, cuyos jefes eran French y Beruti.

Luego Cornelio Saavedra apoyó la incorporación de los diputados del interior al poder ejecutivo, Mariano Moreno se opuso.

Decía Hugo Wast en su libro "Año X": "La Revolución argentina no es una jamona sin hogar venida a nuestras playas desde las orillas del Sena, despechugada y ronca, embardunadas las mejillas con la hez del vino de los bistrots parisienses, empuñando con la mano izquierda el Contrato Social, y empujando con la derecha el carretón de la guillotina.
Nuestra Revolución es una hermosa y valiente muchacha, hija legitima de familia hidalga, nacida aquí mismo, en las orillas del Plata, y que apareció por primera vez en las calles de Buenos Aires, con los cabellos adornados de diamelas criollas, empujando un cañón para tirar sobre los herejes invasores; y más tarde, en la plaza de la Victoria, blandiendo la espada que le entrega Saavedra, de dulce y pulido acero toledano, arma que en su mano parecía una joya…”

(…) "Nuestra revolución fue militar, desde el primer minuto.
El pueblo de Mayo tuvo una intervención tan desanimada en los sucesos de aquellos días, que se puede afirmar que sólo actuó a ratos, como espectador y no como actor. 
Quiso saber de qué se trata, conforme a la celebérrima frase: "el pueblo quiere saber de qué se trata" pero cuando se lo dijeron o no lo comprendió o quedó satisfecho y se marchó de la plaza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.