GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

viernes, 22 de mayo de 2015

Juan José Castelli: La Revolución es un sueño eterno.

Juan José Antonio Castelli nacido en Buenos Aires el 19 de julio de 1764.
De Castelli el escritor Eduardo Galeano escribió “..eran dos: una pluma y una voz. Un Robespierre que escribía, Mariano Moreno, y otro que hablaba. Todos son perversos, decía un comandante español, pero Castelli y Moreno son perversísimos. Juan José Castelli, el gran orador, está preso en Buenos Aires.
Usurpada por los conservadores, la revolución sacrifica a los revolucionarios. Se descargan las acusaciones: Castelli es mujeriego, borrachín, timbero y profanador de iglesias. El prisionero, agitador de indios, justiciero de pobres, vocero de la causa americana, no puede defenderse. Un cáncer le ha atacado. Es preciso amputarle la lengua.
La revolución queda muda en Buenos Aires”.
Juan José Castelli fue un abogado y político de las Provincias Unidas del Río de la Plata  fue conocido como “el Orador de Mayo” por su enérgico apoyo a la triunfante Revolución de Mayo de 1810 de la que surgió la Primera Junta de gobierno que integró como uno de sus seis vocales.
"Es que la Revolución de Mayo no la hizo el pueblo, la hicieron los Comandantes de los cuerpos militares, con un grupo de eclesiásticos y de civiles, que venían conspirando secretamente.
El pueblo -lo que ahora llamamos pueblo-, no tuvo intervención en ello: ni conocía el complot, ni convenía que lo conociera. El pueblo nunca es motor, sino movido y siempre marcha disgregado, buscando instintivamente la gran personalidad que lo guíe...”  Fragmento del libro Año X de Hugo Wast.
Una de las primeras medidas de Castelli en la Junta fue la expulsión de Cisneros y los oidores de la Real Audiencia de Buenos Aires.
Juan José Castelli fue el primero de los ocho hijos del médico veneciano Ángel Castelli Salomón y Josefa Villarino, a través de la cual estaba emparentado con Gral. Manuel Belgrano (un grande de Nuestra América era Belgrano:"Gloria eterna para Manuel Belgrano"), de quien era  su primo.
Castelli cursó sus primeros estudios con los jesuitas en el Real Colegio de San Carlos, lo cual sentó las bases de sus posteriores estudios religiosos. Decidido a seguir la carrera de Derecho, fue a la Universidad de Chuquisaca, en el Alto Perú, y obtuvo la licenciatura en 1788. Fue nombrado secretario interino del Consulado de Comercio y designado Regidor del Cabildo.
Fue también el representante enviado por la Junta tras la derrota de la Contrarrevolución de Córdoba para supervisar el fusilamiento del exvirrey Santiago de Liniers (estuvo acompañado por Domingo French) y ponerse al frente del Ejército del Norte en la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú.
Decía Castelli:  “Ciudadanos, militares, amigos, hermanos y compañeros: La virtud y el heroísmo no pueden quedar sin premio, así como no pueden quedar impunes los crímenes. Mi gloria es partida con vosotros, por vida de la Patria y exterminio de nuestros rivales, impenitentes, endurecidos y envidiosos”.
Ésta culminó con su derrota por los realistas en la batalla de Huaqui, tras la cual regresó a Buenos Aires donde el Primer Triunvirato le inició un juicio que nunca finalizó, ya que falleció durante su tramitación debido a un cáncer de lengua.
En 1794 se casó con María Rosa Lynch y tuvieron como hijos a Ángela, Pedro (el futuro coronel), Luciano, Alejandro, Francisco José y Juana.
Decía Juan José Castelli: "Aquí no hay conquistados ni conquistadores, aquí no hay sino españoles. Los españoles de España han perdido su tierra. Los españoles de América tratan de salvar la suya. Los americanos sabemos lo que queremos y adónde vamos. Yo propongo que se subrogue otra autoridad a la del virrey que dependerá de la metrópoli si ésta se salva y que será independiente si España queda subyugada”.
Falleció el 12 de octubre ("el día de la raza" ¡oh!) de 1812 de un cáncer de legua momentos antes de su deceso pidió papel y lápiz, y escribió "Si ves al futuro, dile que no venga"...
Tuvo un pequeño y modesto entierro en la iglesia de San Ignacio, en la ciudad de Buenos Aires, sin honras oficiales. 

Andres Rivera, seudónimo de Marcos Ribak, escribió en su novela “La Revolución es un sueño eterno”: “… un tumor me pudre la lengua. Y el tumor que la pudre me asesina con la perversa lentitud de un verdugo de pesadilla.
¿Yo escribí eso, aquí, en Buenos Aires, mientras oía llegar la lluvia, el invierno, la noche? Escribí: mi lengua se pudre. ¿Yo escribí eso, hoy, un día de junio, mientras oía llegar la lluvia, el invierno, la noche?

Y ahora escribo: me llamaron –¿importa cuándo?– el orador de la Revolución. Escribo: una risa larga y trastornada se enrosca en el vientre de quien fue llamado el orador de la Revolución. Escribo: mi boca no ríe. La podredumbre prohíbe, a mi boca, la risa”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.