GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

miércoles, 19 de abril de 2017

19 de abril de 1987: desde el balcón de Plaza de Mayo Alfonsín manifiesta “¡Felices Pascuas!” y “La casa está en orden”.

19 de abril de 1987: desde el balcón de Plaza de Mayo Alfonsín manifiesta “¡Felices Pascuas!”  y “La casa está en orden”.


FRAGMENTO DEL DISCURSO DE RAÚL ALFONSÍN EN PLAZO DE MAYO CON MOTIVO DEL ALZAMIENTO CARAPINTADA DE SEMANA SANTA 19 DE ABRIL DE 1987.
……Compatriotas,… compatriotas… compatriotas… compatriotas. ¡Felices Pascuas!... Los hombres amotinados han depuesto su actitud. Como corresponde serán detenidos y sometidos a la justicia… Se trata de un conjunto de hombres, un conjunto de hombres, algunos de ellos héroes de la guerra de las Malvinas, que tomaron esta posición equivocada y que han reiterado que su intención no era de provocar un golpe de Estado. Pero de todas formas, han llevado al país a esta conmoción, a esta tensión, y han provocado estas circunstancias que todos hemos vivido de la que ha sido protagonista fundamental el pueblo argentino en su conjunto.
Para evitar cerramientos de sangre, dí instrucciones a los mandos del ejército para que no se procediera a la represión y hoy podemos todos dar gracias a Dios: La casa está en orden y no hay sangre en la Argentina.

Le pido al pueblo que ha ingresado a Campo de Mayo que se retire, es necesario que así se lo haga. Y le pido a todos ustedes, vuelta a sus casas, a besar a sus hijos, a celebrar las Pascuas en paz de la Argentina.

Alfonsín, Semana Santa y “La casa está en orden”.
Una rebelión militar se producía en la Semana Santa de 1987, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. La Ley de Punto Final no fue suficiente para detener el malestar de los uniformados. Luego de días de tensión, el Presidente de la Nación, decía su frase más memorable y le anunciaba al pueblo argentino que “la casa está en orden, felices Pascuas”.

El gobierno de Alfonsín estuvo permanentemente amenazado por sectores de las Fuerzas Armadas que se negaban a aceptar el enjuiciamiento por violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar anterior. Para intentar mantener bajo control el descontento en las Fuerzas Armadas, en 1986 Alfonsín debió intervenir personalmente para que el Congreso sancionara la Ley de Punto Final imponiendo un plazo de 60 días para procesar a acusados de delitos de lesa humanidad cometidos durante el gobierno militar.

La Ley de Punto Final no fue suficiente y en la Semana Santa de 1987 se produjo una gran rebelión militar compuesta mayoritariamente por jóvenes oficiales que se denominaron “carapintadas”, dirigidos por el teniente coronel Aldo Rico.

Al mismo tiempo que los jefes militares demostraban que no estaban dispuestos a obedecer las órdenes del presidente Alfonsín y reprimir la insurrección. Millones de personas salieron a las calles para oponerse al alzamiento militar y la CGT declaró la huelga general en defensa del gobierno constitucional.

Durante varios días el país estuvo al borde de la guerra civil. Alfonsín, anunció al público reunido en la Plaza de Mayo, desde la Casa de Gobierno, el envío de tropas leales para exigir a los rebeldes que depusieran su actitud. Poco después habría de darse cuenta que esas tropas, en los hechos, no existían. Ni una sola de las unidades convocadas en la Capital Federal, y zonas adyacentes, respondió a esa orden.

Sólo el General Ernesto Alais se mostró dispuesto a actuar, desde su guarnición en la provincia de Corrientes, y así avanzó con sus tropas hacia Campo de Mayo. A pesar de ello, al llegar esas fuerzas a Zárate, en la provincia de Buenos Aires, los oficiales de rango intermedio detuvieron su marcha e hicieron conocer su decisión de no avanzar contra sus compañeros. El propio Alfonsín reveló tiempo después que, fuera de quicio, quiso marchar encabezando a la multitud a Campo de Mayo, hacia donde se encontraban los militares insurrectos, pero que finalmente no lo hizo para evitar la guerra civil.

En vez de ello, Alfonsín concurrió personalmente a Campo de Mayo a reducir a los insurrectos. Horas después anunció, que los amotinados habían depuesto su actitud, en lo que aparentemente había sido una victoria sin concesiones del gobierno democrático. Poco después se haría evidente que este pretendido triunfo no había sido tal. Fue el sábado 30 de abril cuando Alfonsín así lo comunicó en un discurso a la población congregada en Plaza de Mayo donde utilizó una frase que se hizo histórica (con sentido negativo): “La casa está en orden, felices Pascuas”.

Alfonsín, sin poder militar para detener el golpe de Estado, negoció con los líderes militares “carapintadas” la garantía de que no habría nuevos juicios contra militares por violación de derechos humanos. Esas medidas se concretaron en la ley de Obediencia Debida y el reemplazo del general Héctor Ríos Ereñú por el general José Dante Caridi, al mando del Ejército argentino. Este último, desde su cargo, comenzaría a defender públicamente la dictadura y la guerra sucia. Desde entonces Alfonsín debió enfrentar otras dos insurrecciones militares durante 1988 (18 de enero y 1 de diciembre) y un permanente estado de insubordinación de las Fuerzas Armadas.
Publicado en AN Río Negro, 14 de abril de 2017.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.