GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

sábado, 1 de julio de 2017

Los empresarios advierten al Gobierno por la apertura de la economía

Los empresarios advierten al Gobierno por la apertura de la economía.

Paolo Rocca dijo que  no se puede abrir la economía indiscriminadamente. Y el dueño del laboratorio Insud que Macri  debe tomar el riesgo de poner en marcha la actividad.
La reflexión espiritual del encuentro anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) estuvo a cargo del Padre Angel Rossi. Y las palabras de este jesuita dieron el tono a lo que fue ayer la jornada de cierre que llevaron como título Trabajo e inclusión. Rossi sabía que en las mesas lo escuchaban varios de los empresarios más poderosos del país. Y no faltó a lo que había pedido en las reuniones previas el presidente del Encuentro, Roberto Murchison, con fuertes intereses en el negocio logístico y portuario. Murchison pretendía interpelar a los empresarios. El Padre Rossi les dijo: “Les hablo del desafío ético, de que un buen empresario se mide en la felicidad de sus empleados”. Antes de recitarles versos conmovedores de Antonio Machado y de cerrar con el poema No te rindas de Mario Benedetti, les confesó que tenía miedo del “cansancio de los buenos”.
Cuando fue el turno de Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno aguijoneó al pedir que levantaran la mano para saber cuántos habían ido a la Villa 31 o el Barrio 31 como lo llama. “Son mucho menos de la mitad, pero si está acá al frente”, los provocó para invitarlos a vencer lo que denominó como “el estigma de la separación”.
Ese fue el ambiente en el que hablaron tres de los industriales más importantes de la Argentina, Paolo Rocca, dueño y CEO de la mutinacional TechintHugo Sigman, principal accionista de Insud, líder en laboratorios entre otras compañías y Martín Umarán, fundador y directivo de Globant, la tecnológica que cotiza en Wall Street. Sebastián Mocorrea, vicepresidente de YPF, ofició de moderador en la que fue una mesa en la que hubo varios mensajes a la Casa Rosada. Y hasta surgieron ciertas diferencias sutiles entre Rocca y Sigman.
Rocca sorprendió cuando se le preguntó por el proteccionismo de Trump. Señaló: “Ningún gobierno hoy puede tomar una decisión de apertura indiscriminada sin poner en juego su gobernabilidad”, en lo que pareció una toma de distancia de la política comercial del Gobierno.
Sigman fue aún más audaz cuando planteó: “Siento que hay que tomar riesgos, como país el riesgo de aumentar la actividad. Estamos en un dilema, por un lado el gobierno atento a mejorar el déficit, pero si no hay actividad, el consumo no se desarrolla y la posibilidad de nuevos y mejores empleos se demora. Controlar el déficit está bien, pero hace falta un nivel de política mayor”.
-¿Se sienten culpables de la exclusión y la pobreza en Argentina?, interrogó Mocorrea.
Rocca: “Nuestro primer compromiso como empresarios es construir una empresa sólida con capacidad de competir. Frente a la crisis del 2001, para dar fuerza a todas las empresas proveedoras decidimos construir con ProPymes una organización de nuestra cadena de valor. La estructuramos y empezamos con actividades de capacitación, entre otras. Son más de 700 empresas que hoy tiene una rutina de colaboración y que dan fuerza. No podemos tener nuestra presencia sin un apoyo de la comunidad en la que estamos arraigados. No vivimos en una red de Internet, vivimos en la realidad”.
Sigman: “Acabo de leer en el diario Clarín un artículo que informa que la mitad de la gente que trabaja gana menos de $ 10.000. Yo sí me siento responsable en el marco de lo que hacemos. Es cierto que lo primero es una empresa sana, pero hago poco para contribuir que haya menos desocupados, para que la gente tenga empleo. Y si no generamos productos con mayor valor agregado, ligado a la investigación básica y aplicada es difícil tener un rol en el mundo”.
Umarán: “En el tercio más sumergido hemos encontrado talento emprendedor. El espíritu está en las personas, lo que hay que hacer es fomentar, no poner barreras en un escenario donde la tecnología con bajo capital permite desarrollar cosas más complejas. A su vez, hay una nueva categoría de emprendedores son los que se inician pensando en cómo ayudar a la gente, capacitando a los de áreas excluidas, creando compañías. Hay un espacio enorme y el Estado debiera colaborar”.
Sigman hizo hincapié en el rol del Estado para un modelo industrial a tono con la sociedad del conocimiento. Y hasta pareció provocar a Umarán al recordar que Globant y ninguno de los unicornios ( las firmas de internet cuyo valor supera los US$ 1.000 millones) hubiese sido posible sin el régimen de promoción que existe para el software.
A su vez, Rocca pareció desmarcarse de una posición más crítica hacia el Gobierno y soltó: “Comparto con Hugo (Sigman) el rol del Estado, pero uno de los problemas es que los estados están desfinanciados y tienen una demografía adversa, les espera una tarea mayor de adaptación al cambio con recursos menores para sostenerlo, con una gobernabilidad más compleja. Construir consensos es un desafío relevante con sectores que son excluidos. Es un desafío que pude dar lugar a una metástasis negativa en el sistema político”.
Aquí otras definiciones: Sigman: “Estamos viviendo momentos extraordinarios, una revolución tecnológica excepcional, hoy los costos de desalinización que amortiguan el problema de la falta de agua en el mundo. Las barreras tecnológicas eran enormes hace 50 años, hoy el acceso se simplificó de una manera extraordinaria. Si entramos a la sociedad del conocimiento, la Argentina tiene un problema. Invierte muy poco en ciencia y tecnología, el 0,6% del PBI, frente a Europa ( 2,2%), Corea (4,3%) , Israel (4,1%). En el mundo 75% de la inversión de investigación y desarrollo es privada y en la Argentina, el 85% es pública. Argentina tiene apenas 1.200 científicos cada millón de habitantes, cuando el promedio en los países desarrollados es ocho veces más. Claro que no hay investigación y desarrollo sino está subsidiada. En Europa es altísima la desgravación fiscal para estos proyectos, ni hablar de China que desgrava el 150%. En ese sentido la ley de pymes es extraordinaria ”.
Rocca: “La transformación de los últimos 25 años es impresionante, y por lo que aprendimos con lo que ha pasado en el pasado esta transformación genera inequidad. Hay muchos que quedan excluidos por esta transformación, y la brecha entre los que tienen más y los que tienen menos se amplía. Pasó en 1800, en 1900, pasa hoy. La gente de mayor formación gestiona la globalización y puede ser protagonista, mientras los que menos recursos tienen terminan siendo víctimas. Esto a mi punto de vista atenta contra la gobernabilidad. Los gobiernos tienen que encontrar el equilibrio. Argentina y América Latina tienen que pensar cómo insertarse en este contexto. Creo que el gran desafío de las empresas es leer esto. Apoyar y sostener la posición del Gobierno para que encuentre la medida para poder navegar en esta situación de tanta volatilidad. Vamos hacia una desglobalización de las cadenas de valor. Muchas de las empresas mueven su plantas más cerca de sus centros de servicios, dentro de áreas regionales”.
Diario "Clarín", 30 de junio de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.