GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

sábado, 5 de mayo de 2018

5 de Mayo de 1818: hace 200 años nacía Carlos Marx.


Dice Metapedia:
Karl Heinrich Marx nacido como Kissel Mordechai, (Tréveris, Prusia, el 5 de mayo de 1818 - Londres el 14 de marzo de 1883) fue un político, filósofo, y militante comunista de origen judío del siglo XIX. Junto a Friedrich Engels, es el padre del comunismo. Aunque Marx era una figura relativamente oscura en su propia vida, sus ideas comenzaron a ser influyentes en los movimientos socialistas poco después de su muerte. A esta influencia se le dio un impulso adicional por la victoria de los bolcheviques marxistas en la Revolución de Octubre de Rusia. Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y El Capital.
Karl Marx, fue el tercero de siete hijos de una familia judía de clase media acomodada. Su padre, Herschel Mordechai (luego Heinrich Marx), descendiente de una larga línea de rabinos talmudistas, ejercía la abogacía en Tréveris, su ciudad natal. Su abuelo paterno, Merier Halevi Marx, fue el rabino de Tréveris desde 1723 y su abuelo materno era un rabino holandés.

Su padre que era, además, consejero de justicia, sería el primero en la línea en recibir una educación laica. Herschel pertenecía a una clase media relativamente próspera, era poseedor de algunos viñedos en Mosela. Antes del nacimiento de su hijo, se convirtió al protestantismo luterano para para poder mantener el cargo en la administración de Renania y así poder prosperar e integrarse en la sociedad prusiana, y tomó un nombre alemán: Heinrich, además del nombre judío Herschel. Era un hombre inclinado a la Ilustración, estaba interesado en las ideas de los filósofos Immanuel Kant y Voltaire, y participó en las agitaciones en Prusia, que en ese momento era gobernada por una monarquía absoluta. En 1815, comenzó a trabajar como abogado y en 1819 se trasladó con su familia de un apartamento alquilado de cinco habitaciones a una propiedad de diez habitaciones cerca de la Porta Nigra.

La madre de Karl fue Henrietta Pressburg, nacida en los Países Bajos, y quien a diferencia de su marido, era semianalfabeta. Provenía de una familia de prósperos negociantes y tuvo lazos familiares directos con las más poderosas familias judías de Inglaterra. Fue la tía abuela de Anton y Gerard Philips y tía bisabuela de Frits Philips (los industrialistas de Philips Electronics), y aún más importante una descendiente materna de la familia Barent-Cohen, familia que tiene entre sus lazos sanguíneos a los banqueros y colonialistas judíos Rothschild. Sus hermanos fueron Sophie, Hermann, Henriette, Louise, Emilie y Caroline.

Estudios
En la escuela fue un alumno modelo, particularmente brillante en las composiciones de carácter religioso.

Realizó sus estudios de Derecho en la Universidad de Bonn pero los dejó para estudiar Filosofía en Berlín. Se doctoró en 1841 en Jena con una tesis titulada Diferencia entre la filosofía de la naturaleza de Demócrito y la de Epicuro.

Pronto se implicó en la elaboración de trabajos en torno a la realidad social, colaborando en 1842 junto con Bruno Bauer en la edición de la Gaceta Renana (Rheinische Zeitung), publicación de la que pronto llegó a ser redactor jefe.

Durante este período también frecuentó la tertulia filosófica de Los Libres (Die Freien). La publicación finalmente sería intervenida por la censura, y posteriormente, Marx tuvo que marchar al exilio.

Perfil psicológico
Durante años, hasta bien entrado en la edad adulta, Marx vivió a costa de sus padres para luego vivir del dinero que pedía prestado y que no devolvía jamás. El "defensor del proletariado", a pesar de haber vivido en Inglaterra durante sus últimos treinta años, nunca visitó una fábrica, un taller, ni siquiera una imprenta[1]. En sus últimos días su principal fuente de ingresos fue su colega, Friedrich Engels, un acaudalado capitalista alemán que se enriqueció a costa de la explotación de los obreros y con quien escribió en coautoría una parte significativa de sus trabajos.

En el año 1841 su encuentro con Moses Hess, persona que influyó mucho en su ideología y quién le presentaría a Friedrich Engels en 1844, lo convertía al socialismo. Pero antes de este encuentro se había operado en él un cambio radical. Una misteriosa enfermedad lo llevó al borde de la muerte, después de la cual apareció el "nuevo" Marx.

Incluso su vida sufrió un cambio notable. De ser un muchacho modelo pasó a convertirse en una persona de mal carácter, en un ser irascible y egoísta. Tenía continuos problemas con sus padres y perdía sumas ingentes en el juego y con mujeres. Su escaso apego por el aseo se unía a su desmesurada afición a la bebida, el tabaco y la vida nocturna. Pasaba las noches en vela discutiendo con unos y con otros para luego, al amanecer, recostarse sobre un sofá y dormir todo el día. Comenzó a beber, y el vicio ya no le dejó durante toda su vida. Más aún, parece que esta afición al alcohol llegó a crear cierta preocupación en Engels y en sus amistades más íntimas.

En las cartas de su padre empezaron a manifestarse las preocupaciones por el cambio que se había operado en el joven Marx. Aludía a una "cuestión bastante misteriosa" que veía en él, pero no se sabe más. La muerte de su madre fue acogida por Marx con increíble indiferencia. En una carta hablaba de ella como "la partida de la vieja" (la carta iba dirigida a Engels) casi con fastidio; su única preocupación era la herencia.

Marx era un hombre muy conocido en su época. Afiliado a la Logia Francesa de los Filadelfos, era estrecho colaborador de Annie Besant, que sucedió a Madame Blavatsky al frente de la Sociedad Teosófica (Blavatsky, colaboraba junto a Garibaldi en el Lacio, con la finalidad de abatir al Papado). Aveling daba conferencias sobre el tema "La perversidad de Dios", argumento muy frecuentemente tratado por los teósofos de la época.

Hess puso en contacto a Marx con Pierre-Joseph Proudhon. Los dos tenían en común físicamente el aspecto hirsuto, que era también, por cierto, el que presentaba un amigo común, Mijaíl Bakunin. Hay que señalar que la barba tupida y los cabellos intonsos no eran precisamente la característica de las modas románticas de la época, sino que en realidad se trataba de la divisa obligatoria de la secta de Giovanna Southcott (que se creía en relación con el demonio "Shiloh"). Será quizá una coincidencia, pero el hecho es que fue en ese momento histórico cuando la secta abrazó el comunismo. Según Bakunin, Proudhon adoraba a Satanás (de Proudhon es la famosa frase "Dios es el mal"), y el propio Bakunin escribía en Dios y el Estado: "... Debemos despertar en el pueblo al diablo y excitar en él las pasiones más viles".

También Engels había pasado por una fase inicial de persona devota a la Iglesia y a Cristo. La conversión de Engels se debe a la amistad con el teólogo liberal Bruno Bauer. Este escribía así a un amigo en el año 1841: "Ni siquiera yo mismo me reconozco cuando profiero blasfemias desde lo alto de la cátedra... Cada vez que subo a la cátedra se apodera de mí un pérfido demonio".

En suma, parece que también en Engels se verificó una transformación semejante a la sufrida por Marx: de autor de poemas en alabanza a Cristo a escritor de poesías satánicas. A partir de un cierto momento, la correspondencia con Marx comenzó a estar repleta de obscenidades y declaraciones antisemitas. Lasalle era definido como "hebreo negro" y Bakunin como "una perfecta nulidad". Giuseppe Mazzini llegó a decir de Marx: "Tiene un espíritu destructor y su corazón rebosa más odio que amor por los hombres".

Referencias
↑ Sylvia Nasar (2011). Grand Pursuit: The Story of Economic Genius. Simon & Schuster. p. 41. ISBN 978-1-4391-9861-2.
↑ Rino Camilleri, Los monstruos de la razón: Viaje por los delirios de los utopistas revolucionarios. Ediciones Rialp, Madrid 2007.
Fuente de información: METAPEDIA. http://es.metapedia.org/wiki/Karl_Marx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.