GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

miércoles, 16 de mayo de 2018

Aunque no lo veamos, Mitre siempre está por FERNANDO CASULLO SANTIAGO RODRÍGUEZ REY.

Aunque no lo veamos, 

Mitre siempre está 

por FERNANDO CASULLO y SANTIAGO RODRÍGUEZ REY.

Finalmente los billetes de dos pesos, esos con el rostro de Bartolomé Mitre, salieron de circulación. Este evento tampoco es inesperado y, de hecho, ya desde hace un tiempo que cuando miramos los pesos poco a poco nos vamos encontrando con más miembros de la fauna autóctona que de la elite política. Un poco por efectos de la inflación (el billete de Mitre pasó de valer 2 dólares a menos de 10 centavos), otro poco como consecuencia de nuestra accidentada revisión de la historia; lo cierto es que el gobierno nacional ha decidido sacar a los próceres de nuestro papel moneda.
La retirada del ganador de Pavón era una posibilidad concreta, hay que decirlo. Frente a colegas con pergaminos como los de San Martín, Belgrano, Rosas, Sarmiento, Malvinas, Roca o Evita, puede ser que el fundador del diario La Nación fuera uno de los miembros menos fashion del panteón. Mitre es, de hecho, uno de los personajes hoy más ausentes de la moda de la divulgación histórica. Pero, verbigracia, llegar a poner el rostro en el dinero no es poca cosa. Mitre, incluso, es de los pocos en haber tenido billetes con su perfil estando vivo. No es solo por esto que bien vale la pena repasar un poco la trayectoria de quien fuera Presidente, militar, historiador y periodista, acaso el primer multitasker nacional.
Descendiente de griegos llegados al Plata vía Venecia, Bartolomé Mitre Martínez nació en Buenos Aires en 1821. Al poco tiempo, su familia se mudaría a la lejana Carmen de Patagones, donde su padre Ambrosio se desempeñó como tesorero del fuerte. Tras el regreso a Buenos Aires, la familia formaría parte del grupo de los disidentes frente a la cesión de la suma del poder público a Rosas. Como resultado, deberían emigrar a Montevideo en 1831. Este viaje iniciaría el período de formación del joven Mitre, un recorrido que incluiría, aparte de Uruguay, a Bolivia, Perú y Chile, países de los que, de una forma u otra, se vería expulsado por su participación política. Solo regresaría a Buenos Aires en 1852 tras la derrota de Rosas en Caseros.
A poco de triunfar las fuerzas federales, el movimiento autonomista, entre quienes se contaba Mitre, llevó adelante la revolución del 11 de septiembre del 52, marcando la separación de Buenos Aires del resto de la Confederación. Solo tras la batalla de Cepeda, en 1859 volvería Buenos Aires a reunirse con el resto de las provincias. Sin embargo, poco después, ya con Mitre como gobernador, Buenos Aires entraría nuevamente en conflicto con el interior. La retirada de Urquiza durante la batalla de Pavón, en 1861, sellaría el destino de la Confederación, cayendo nuevamente bajo dominio porteño.
Durante su presidencia se vivieron años de tensiones permanentes entre la pérdida de apoyo entre sus excamaradas entonces autonómicos, como Alsina, la creciente tensión en el oeste del país, con los alzamientos de Varela y Peñaloza y la participación en la Guerra del Paraguay, un conflicto que Mitre pensaba resolver en no más de tres meses y terminó ocupando prácticamente todo su período de gobierno. Estos problemas lo dejaron en una posición endeble para señalar un sucesor. La llegada de Sarmiento a la primera magistratura significó una derrota para Mitre que a partir de ahí pasó a un influyente segundo plano, pero no lograría volver a ocupar el sillón de su admirado Rivadavia.
Esta ausencia no se alcanzó sin desafíos. Candidato presidencial en 1874, al ser derrotado por Avellaneda intentó dar vuelta mediante un golpe, sofocado, entre otros, por Julio Argentino Roca, que colocaba así su nombre en las primeras planas. En 1889 fue partícipe necesario en la conjunción de la Unión Cívica y la revolución de julio de 1890 que llevaría a la renuncia a Juárez Celman. Durante la segunda presidencia de Roca, en particular, fue una especie de consejero presidencial, además de presidente provisional del Senado. En paralelo a su actividad política continuó su tarea de autor del relato nacional con las biografías de Belgrano y San Martín, además de traducir al español “La Divina Comedia” de Dante Alighieri, todo mientras conducía el diario “La Nación”, su tribuna de doctrina personal desde 1870.
Este resumen atolondrado no es más que una muestra del inmenso impacto que ha tenido Mitre en la constitución del país. Mitre lo contó, lo construyó y, como vimos, en repetidas ocasiones, atentó contra él. El depreciado rol en nuestra economía del billete que lo recordaba no le hacía ya justicia a tanto peso.
Publicado en Diario "Río Negro", 16/05/2018.-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.