GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

jueves, 24 de mayo de 2018

EMPRENDEDORES. La historia del panadero italiano que creó los bizcochitos más famosos de la Argentina.

EMPRENDEDORES.

La historia del panadero italiano que creó los bizcochitos más famosos de la Argentina.

"Acá, los que más trabajamos somos nosotros", le decía un chico de 14 años a su hermano, en un pequeño quiosco enclavado en una esquina de La Boca , donde se vendían productos averiados, a precios muy convenientes. Ese joven era Guillermo Barzi, bisnieto del fundador del "imperio" del que dependía ese local, José Canale.
Barzi, que hoy es presidente de la Bodega Humberto Canale y que durante mucho tiempo fue accionista de Canale, enseguida va más allá de esa anécdota de juventud y se remonta hasta la llegada de José al país. "Vino en 1860 desde un pueblito cercano a Génova, Italia. Como no tenía dinero para el pasaje, viajó en la bodega del barco, debajo de cubierta", recuerda.
José se casó muy joven y en 1875 empezó con una panadería en Defensa y Cochabamba, junto a su mujer, Blanca Vaccaro (que había venido también de la misma región de Génova, pero que él conoció en Corrientes, en uno de sus tantos viajes de trabajo). Con el correr de los años les fue bien, crecieron y, ya para fines de los 1800, el local se convirtió en una panadería de lujo. Pero el pionero murió muy joven, a los 40, y quedó a cargo la viuda.
Los hijos de José y Blanca eran cinco, de los cuales solo uno se metió de lleno en el negocio. Se llamaba Amadeo y quedaría en la historia por ser el creador de uno de los productos más emblemáticos de la mesa de los argentinos: el bizcocho Canale.
A caballo de ese éxito, siguen creciendo y hacia 1906 hacen la fábrica que después fue el edificio icónico de la empresa, en la Avenida Martín García 320, frente a Parque Lezama. Desde 1910 hasta 1994 el límite entre Barracas , La Boca y San Telmo estuvo unido por la fábrica de bizcochos y galletitas. "Era la época en que la Argentina progresaba. Entonces el desarrollo de toda la parte industrial de Canale crecía de la mano de Amadeo, creando el pan dulce bien genovés (masa bien húmeda)", cuenta Barzi.
Amadeo fue el único que se casó. Uno de los hermanos de Amadeo fue Humberto Canale, el único que siguió una carrera universitaria y se recibió de ingeniero civil. En un momento, se asoció con el ingeniero Luis Huergo, que era decano de la Facultad de Ingeniería y consultor de lujo. Juntos, en 1909 compraron 400 hectáreas en Río Negro y fundaron la bodega Humberto Canale, bajo el nombre de Huergo Canale.
Pero sigamos con la fábrica de bizcochos y pan dulce, que crecía y se ganaba un nombre entre los consumidores. Pronto, el portfolio de productos se empezó a ampliar y así fue cómo aparecieron galletitas de todo tipo, con la marca Viuda de Canale e Hijos SA Establecimientos Fabriles. De esa época han quedado las tradicionales latas, hoy muy buscadas por los coleccionistas.
A partir de la Segunda Guerra Mundial, Canale desarrolló nuevamente un fuerte proceso de expansión hacia otras categorías de productos, como fideos, galletitas, mermeladas, harinas y envases de lata. "Amadeo tiene cuatro hijos, uno de ellos es mi madre", precisa Barzi, como no queriendo que se pierda el hilo familiar en toda esta historia.
Toman las riendas los dos varones, Manuel y José (María Magdalena y Blanca eran las mujeres). Estuvieron toda una vida ahí adentro de la empresa. "Llegaban a las siete de la mañana y se iban a las ocho de la noche", remarca Barzi. José tuvo un hijo varón, que fue Rodolfo Canale, quien se convertiría en el último presidente de la compañía, hasta su venta en 1995. Pero para eso todavía faltan unos años.
Este monstruo familiar llegó a tener una hojalatería en Llavallol que proveía de latas a gran parte del mercado argentino, varias fábricas de conserva en diferentes partes del país que vendían con la marca Canale (en Mendoza, Río Negro, Mar del Plata) y contratos de servicios en diferentes fábricas del país (por ejemplo, tomates en la Rioja). Lo que empezó con aquella panadería de José y Blanca ahora tenía 3500 empleados.
Además estaba la fábrica de harinas en Martín García y una organización comercial que llegó a tener 360 vendedores. "Distribuían a minoristas con una fuerza de venta fenomenal. Y una de las causas por la que Canale empieza a tener problemas es porque no se adapta rápido al cambio comercial que se produce cuando empiezan a entrar al país los grandes supermercados", explica Barzi.
Cinco años antes de su venta, que se concretó en 1995 al grupo Socma (de la familia Macri), Canale lanza otro producto que haría historia: Cerealitas, las primeras galletitas integrales que hubo en la Argentina. "Pero, a pesar de los nuevos productos, la empresa andaba mal y se termina vendiendo al grupo Socma", dice Barzi, que a los 21 años, recién recibido de ingeniero agrónomo se fue a Río Negro, para hacerse cargo de la bodega Humberto Canale, .
En un primer período Socma intenta seguir con los mismos productos de la vieja Canale. Logra sus objetivos durante tres años, pero finalmente no alcanza gran éxito y decide vender la empresa a Nabisco. Corrían los noventa, años en los que las grandes multinacionales pisaban fuerte en el país. Finalmente, Nabisco se la vende a Kraft (hoy Mondelez).
Muchos de los productos emblemáticos se discontinuaron, entre ellos los famosos bizcochitos. Hoy, según comenta Barzi con un dejo de nostalgia, lo único que queda en el mercado con marca Canale es el pan dulce y las Cerealitas . Ya pasaron 143 años desde que aquel "tano" panadero asentó los cimientos de un imperio que atravesó cuatro generaciones de Canale y grabó a fuego sus productos entre los consumidores argentinos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.