GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

domingo, 6 de agosto de 2017

La energía nuclear, otro polo de desarrollo para Río Negro.

Días atrás, y a partir de la visita de profesionales y técnicos argentinos y chinos a la Provincia de Río Negro, se han organizado manifestaciones contrarias a la potencial instalación de una central nucleoeléctrica en la provincia. De acuerdo a la información disponible, hay un sector minoritario que tiene una posición a favor, otro sector minoritario en contra y una gran mayoría no sabe qué opinar.
Este último grupo tiene muchas expectativas de que la billonaria inversión involucrada fomente el desarrollo de su provincia, pero también tiene dudas y temores de que la central implique riesgos para sus ciudadanos o el ambiente. Analicemos los argumentos que se han esgrimido sobre el particular.
“La energía nuclear retrocede en el mundo”. Falso. Hay en el mundo 61 reactores en construcción en China, Rusia, Finlandia, el Reino Unido y Brasil. Y crecerá un 14% en los próximos años.
“Argentina va a ser dependiente de la energía nuclear” Falso. Luego de que entren en operación las dos centrales nucleares proyectadas, su energía representará el 11% de la generación eléctrica total, menos que el promedio mundial. Y para ese momento, más del 20% provendrá de fuentes renovables.
“¿Por qué construir centrales nucleares teniendo viento y sol?”. Argentina necesita de las fuentes renovables (que son fuentes limpias, pero interrumpibles) y de otras fuentes, como la nuclear (que es fuente limpia y no interrumpible). Las diversas fuentes de generación no compiten entre sí. Se complementan, de manera de aprovechar lo mejor de cada una de ellas en una matriz confiable y diversificada.
“Es contaminante y peligrosa”. Falso. La energía nuclear es limpia, ya que no emite gases de efecto invernadero. Además, permite reemplazar combustibles que emiten CO2. Por otra parte, la gestión de esta energía es segura porque está controlada por protocolos, profesionales, 70 años de cultura de la seguridad y una Autoridad Regulatoria independiente y profesional que es modelo en el mundo.
“Genera residuos peligrosos”. La actividad nuclear consume menos combustible que una fuente fósil. Una pastilla de combustible nuclear, del tamaño de un dedal, genera más energía que media tonelada de carbón. Por lo que genera muy pocos residuos en comparación.
“¿Pero eso no genera daño a la gente?”. Si se los dejara tirados a la vera de la ruta, sí. Pero no es lo que se hace. Se los guarda en depósitos blindados, cumpliendo estrictos protocolos dictados por autoridad técnica independiente. La consecuencia: ningún incidente en 70 años en el mundo.
“Va a aumentar la temperatura del mar”. Falso. El agua que una central nuclear usa para refrigerar, regresa al mar en condiciones térmicas similares a las que ingresó. Puede comprobarse viendo lo que ocurre en el lago de Embalse (Córdoba) o en el río Paraná (Buenos Aires) donde ya hay centrales nucleares en operación.
Dicho todo esto, alguien legítimamente podría decir “está bien, es limpia, no contamina, pero, ¿es necesaria?” Lo es, porque es una fuente no interrumpible y de alto nivel de disponibilidad, que tanto necesita nuestro país. Y porque lo hace sin emitir gases contaminantes, con una eficiencia de entre 80% y 90%, de las más altas del sistema.
Pero también, por los grandes beneficios que trae a la región donde se instala. La central nuclear que se considera instalar en Río Negro será financiada por un crédito externo que comenzará a pagarse 8 años después de iniciada la construcción. No la pagará el contribuyente sino la empresa operadora, con lo que facture por la venta de energía. Y el impacto más importante se mide en el desarrollo que una inversión de este tipo trae. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance, de ahora en más, para que la ciudadanía disponga de información precisa sobre lo que una inversión como la proyectada significa.
Una central nuclear emplea en el pico de su construcción unas 4.000 personas, y luego -de manera permanente- generará empleo directo a 800, muy bien capacitadas y remuneradas. Si sumamos los servicios indirectos, más de 1.500 familias podrán desarrollarse en la zona a partir de los empleos genuinos incorporados por esta actividad. Y con el tiempo, se creará también un círculo virtuoso para que otras actividades se instalen en la zona.
A 30 kilómetros de Sierra Grande está Playas Doradas. Un lugar que atrae por su belleza y por la inmensidad de sus playas. ¿Afectará negativamente la central su turismo y desarrollo? No. Una central nuclear es visitada por profesionales y técnicos de otras regiones del país o empleados de la empresa que ejecutan tareas de mantenimiento. Playas Doradas, sin dudas, será una opción de hospedaje que impulsará inversiones para mejorar la capacidad hotelera, lo que atraerá nuevos turistas. Es importante que se den debates basados en información y se tenga en cuenta el impacto real de este proyecto para la provincia de Río Negro.
La decisión de instalar una central nuclear en Río Negro obedece a que la provincia ofrece muy buenas condiciones, pero también a que su población merece mayor desarrollo económico, que permita a los jóvenes estudiar para forjarse un futuro en el lugar donde nacieron. La energía nuclear genera temores lógicos. Sin embargo, la realidad es otra, y más en nuestro país, que tiene un sector nuclear sofisticado y desarrollado, que genera empleo de calidad, y valor agregado. Parte de eso ya está radicado en Río Negro con INVAP, el Centro Atómico Bariloche y el Instituto Balseiro. Por ello, es importante que, antes de decir “no a la planta nuclear” pensemos que lo que tenemos por delante es un proyecto sustentable, seguro, que impactará muy fuerte en la economía y que sobre todo transformará para siempre -y para bien- una región entera. Nos hemos comprometido a eliminar la pobreza de nuestro país y sólo podremos hacerlo con más desarrollo.
Por Julián Gadano. Secretario de Energía Nuclear de la Nación.
Publicado en ADN Río Negro, domingo 6 de agosto de 2017.
Río Negro es desde hace más de cincuenta años la provincia en la que el sector nuclear se ha desarrollado de manera constante, generando logros de relevancia, desarrollo económico y social y numerosas fuentes de trabajo de alta calificación. La ubicación de una central nuclear es, entonces, una continuación natural de nuestra historia.
Entre los años 2010 y 2014 el gobierno nacional anterior realizó exhaustivos estudios sobre las tecnologías de centrales nucleares disponibles en el mundo y como resultado de estos análisis, definió la conveniencia de que las próximas dos centrales nucleares fueran provistas por China.
Significa un proyecto a largo plazo, que debe ser evaluado más allá de la coyuntura actual y de los intereses partidarios. Las negociaciones que llevaron a la reciente firma de convenios con China por la provisión de dos centrales nucleares, fueron la consecuencia de políticas definidas por el gobierno nacional anterior y confirmadas por este gobierno.
En estos días se ha comunicado que se encuentra en estudio la posibilidad de instalar una central nuclear en la provincia de Río Negro. Sin duda es una excelente noticia para nuestra provincia, ya que Río Negro es la cuna de la actividad nuclear en Argentina.
Luego del fallido proyecto de la isla Huemul, la Comisión Nacional de Energía Atómica creó en 1955 en Bariloche el Instituto Balseiro, la más prestigiosa unidad académica del país. En torno al Balseiro, creció el Centro Atómico Bariloche, un ámbito de investigación de las ciencias y la energía nuclear, de reconocimiento internacional.
Su presencia atrajo también otras instituciones científicas, transformando a Bariloche en la ciudad argentina con mayor concentración de investigadores y tecnólogos por habitante. Emprendedores formados en el Centro Atómico crearon diversas empresas de tecnología, entre las que se destaca INVAP, perteneciente a la provincia de Río Negro y un orgullo nacional por sus logros en múltiples campos tecnológicos.
En 1982 en el Centro Atómico Bariloche se inauguró el reactor RA-6, herramienta fundamental en la formación de los ingenieros nucleares que el desarrollo nuclear del país demanda. Hacia fines de los 70 y durante la década del 80, la Comisión Nacional de Energía Atómica e INVAP desarrollaron en el Centro Tecnológico Pilcaniyeu la metodología para enriquecer uranio, siendo Argentina el séptimo país del mundo en poseer esta tecnología.
Cubrir la demanda de energía eléctrica es una condición necesaria para el desarrollo económico y social. En nuestro país existe un déficit en el acceso a la energía eléctrica, sobre todo en las zonas rurales. Los estudios ambientales indican que no es conveniente continuar basando la provisión de electricidad en fuentes de combustibles fósiles (petróleo, gas carbón), dado que las emisiones de gases de efecto invernadero que inevitablemente conlleva el uso de estas fuentes pueden producir un cambio climático global con consecuencias muy severas sobre el ambiente.
Se impone entonces el uso de otras fuentes de energía: hidráulica, solar, eólica, nuclear, sin emisiones de gases de efecto invernadero. La magnitud de la demanda a afrontar, así como la conveniencia de mantener una diversidad de fuentes de generación, implica que todas estas fuentes de energía sean necesarias. Es por lo tanto una estrategia imprescindible incluir la utilización de energía nuclear en nuestra matriz de generación energética.
Esta nueva central nuclear en la provincia de Río Negro implicaría una inversión de miles de millones de dólares y significará la generación de miles de puestos de trabajo durante la construcción de la central, además de unos ochocientos puestos laborales de alta calidad durante los 60 años de vida.
La presencia de la central generaría también un nuevo polo de desarrollo a su alrededor, ya que la central y su plantel de operación requeriría servicios a lo largo de toda su vida. Será como crear en la provincia, en pocos años, un nuevo Centro Atómico Bariloche o un nuevo INVAP, y todos sabemos los beneficios que estas instituciones le han dado a la provincia.
Por último, la adecuación de la central nuclear a las mejores normas internacionales estaría garantizada por la existencia de en Argentina de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), la institución responsable de otorgar los permisos necesarios para operar instalaciones nucleares en el país. La ARN es también una institución de prestigio internacional que ha regulado y supervisado las instalaciones nucleares argentinas, asegurando durante décadas las condiciones para que las centrales nucleares argentinas operen de manera segura y sin accidentes.
Es por eso que consideramos una noticia muy auspiciosa la posibilidad de impulsar el establecimiento de la Central Nuclear 5 en Río Negro.
Por Silvina García Larraburu Senadora Nacional.
Publicado en ADN Río Negro, 27 de mayo de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.