GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

martes, 30 de agosto de 2016

La 31, de villa miseria a nuevo barrio de Buenos Aires. Después de 80 años de ilegalidad, la ciudad urbanizará un gran asentamiento ilegal a 200 metros de la zona más cara de la capital.

Buenos Aires lleva décadas haciendo como que no existe, volviendo la mirada para evitar encontrarse con su perfil desordenado, inacabado, feo. Hasta se intentó colocar un telón vegetal que la ocultara de los coches que pasan por la autopista que la atraviesa. Pero es inútil. La villa 31, el barrio de chabolas más antiguo y emblemático de la ciudad, no solo no desaparece, sino que sigue creciendo en pleno corazón de la capital. Ya viven allí más de 40.000 personas, el doble que hace 15 años.
Así que después de 80 años de ilegalidad, el Gobierno de la ciudad ha decidido convertirla en un barrio más. El asentamiento, que nació en los años 30 en terrenos del ferrocarril, se pobló de casas ilegales, sin licencia, en las que nadie paga la luz ni el agua. Ahora se urbanizará, se darán títulos de propiedad a los vecinos, se mejorarán unas 9.000 viviendas y se destruirán otras 1.000, las que brotan debajo de la autopista, con sus tejados y antenas parabólicas que casi se rozan con los coches. Se las reubicará a pocos metros de allí.
La guerra eterna entre las chabolas y la autopista por ocupar el espacio quedará en empate: los coches llegarán al centro por un nuevo trazado que no atravesará la villa y la actual carretera se convertirá en un parque en altura, inspirado en un proyecto que se hizo en Nueva York sobre unas antiguas vías del tren. Todo costará unos 400 millones de dólares y debería estar concluido en 2019. Nadie en Argentina se fía mucho de las previsiones oficiales, pero la decisión está tomada.
“Es imposible sacar a la gente de aquí. Hay más de 40.000 personas. En democracia es inviable pensar en eso, por suerte. Nadie lo plantea en serio. Así que vamos a integrarlas. Tendrán la propiedad de sus casas, las pagarán con créditos y vamos a arreglarlas para que los vecinos vivan mejor y para que la gente de Buenos Aires venga aquí. La mayoría de los porteños jamás ha visitado este lugar que está a pocos metros de sus departamentos”, explica Horacio Rodríguez Larreta, alcalde de Buenos Aires y hombre de confianza de Mauricio Macri, mientras pasea por la villa con EL PAÍS para explicar el proyecto.
Algunos argentinos sí reclamaban erradicarla, como se hizo recientemente en Colombia con el llamado Bronx de Bogotá. Pero la 31 es bien diferente. No es ni mucho menos el lugar más peligroso de la ciudad. Hay narco, y a veces muertos -en enero hubo una ola con cinco en un mes- pero sobre todo hay miles de trabajadores que limpian y arreglan las casas de los barrios caros que están al lado.
Viven en la villa sobre todo porque no tienen las garantías que se exigen para alquilar un piso en el centro. Aquí todo se hace de palabra. Por eso hay muchos extranjeros -la mitad de los habitantes-. Son los que más dificultades tienen para lograr avales para alquilar de forma legal.
Hay pobreza, pero no marginalidad extrema. “Hay menos diferencias de forma de vida entre la gente de aquí y los de Recoleta —el barrio más caro de Buenos Aires, del que solo le separan las vías del tren— que entre los de aquí y algunas villas del conurbano [periferia]. Allí sí hay una marginalidad muy fuerte”, explica Larreta.
“Vamos a tratar de convertir este barrio casi en una ciudad europea, con casas bajas y calles estrechas. Queremos lograr que venga la gente de la ciudad. El barrio tiene mucho valor, hay verduras aquí que no encuentras en ningún otro lugar, se vende de todo”, se ilusiona Diego Fernández, responsable del proyecto de urbanización.
El Gobierno de la ciudad, que tiene competencias educativas, llevará allí todo su ministerio de Educación, con 2.500 empleados públicos, otra forma de integrar la ciudad y la villa, que ahora se llamará Barrio 31. "Es la asignatura pendiente de Buenos Aires. No podemos seguir viviendo como si no existiera, la mayoría pasa por la autopista y no sabe lo que pasa acá abajo", dice el alcalde.
Desde la alcaldía tratan de ofrecer una imagen dulcificada, pero la villa es muy dura y para comprobarlo no hay más que pasear por ella. A cada paso Larreta y Pérez se encuentran con gente que pide ayuda, a veces con dureza. “¿Vas a traer laburo para los pibes, Larreta?”, le espetan. “¿Cuando arrancan las obras? Miren las cloacas, están rotas”, se queja una señora.
Las calles huelen mal, las pocas cañerías que se hicieron están atascadas, la suciedad se cuela por todas partes, la casas son precarias aunque no se caen nunca. “Las hacen los mismos que construyen las casas del centro, las buenas, que viven aquí”, señala Fernández. Y el narco está, aunque no quieran verlo. Las zapatillas colgadas de los cables para marcar territorio son su sello inconfundible. La tasa de homicidios es 7,5 veces más alta que la del centro de la ciudad.
La mayoría de los vecinos, como las bolivianas Danilsa Arias y Leidy Flores, está de acuerdo en que se urbanice al fin la villa. Están hartos de la suciedad, los cortes de luz, el barro y el olor cuando llueve y las ambulancias que no logran entrar. Quieren vivir como los demás y están dispuestos a pagar la luz y el agua. Y a comprar sus casas. Pero muchos, sobre todo los que viven debajo de la autopista, desconfían. Como Maribel, una dirigente local. “No confío en el Gobierno, queremos quedarnos acá donde estamos”, sentencia.
La desconfianza se explica porque la urbanización está prometida hace muchos años. En 2010 se aprobó como ley. Pero no pasó casi nada. "Ahora tendrán que hacer otra ley para cambiar nuestro proyecto", asegura Javier Fernández Castro, arquitecto y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que elaboró el plan anterior, nunca llevado a cabo. "Nosotros pensamos en hacer 2.500 viviendas nuevas, abrir más calles. Ellos se quedan en algo más de 1.000", desconfía.
"Esto tiene antecedentes en Río de Janeiro, en Medellín. Puede funcionar pero necesita mucha voluntad política. Siempre estuvo la idea de erradicar la villa, por eso solo se hicieron cosas provisionales. Ahora por fin parece que se asume que hay que integrarlos. Bienvenido sea", se ilusiona. La villa 31 sigue allí como siempre. Pero ahora por primera vez la ciudad dejará de obviar su existencia.
TODOS PELEAN POR UNA FOTO EN LA VILLA MÁS FAMOSA
MAR CENTENERA
La Villa 31 tuvo sus cinco minutos de gloria televisiva el pasado mayo. Cerca de 7 millones de telespectadores vieron a la modelo Carolina Pampita Ardohain bailar hip hop en una de las calles del barrio durante la apertura de Showmatch, el programa de Marcelo Tinelli. Ningún vecino quiso perderse el espectáculo y los focos los mostraron con el celular en la mano asomados desde los balcones.
Tinelli abrió un camino que otros buscan transitar. La cantante Tini Stoessel, conocida por su papel de Violetta en la serie infantil homónima de Disney, dio un concierto gratuito el pasado sábado para 15.000 personas en la villa. A diferencia de lo que ocurrió con Pampita, el show de Stoessel -organizado por el ayuntamiento de Buenos Aires- fue ampliamente publicitado y atrajo a fanáticos que entraron por primera vez en ese barrio precario.

Entre una y otra actuación, tampoco quiso perder la oportunidad de mostrarse en sus calles la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015). La exmandataria inauguró las instalaciones de un canal televisivo comunitario y recorrió la 31 el pasado 9 de agosto, que describió como "el lugar más seguro del país".
Gentileza Gayo Viejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.