GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

jueves, 17 de agosto de 2017

Éste es el verdadero rostro del Libertador de medio continente.

Éste es el verdadero rostro del Libertador de medio continente. 
Éste daguerrotipo, primigenio tipo de fotografía, fue tomado en París, Francia, en 1848, dos años antes de su muerte.
Fue su hija única, Mercedes de San Martín de Balcarce, quien logró convencerlo de que posara en París, en un histórico día de 1848, dos años antes de su muerte, para el famoso fotógrafo parisino Robert Bingham, pionero de la fotografía sobre papel. Según datos históricos, el hecho tuvo lugar en el N° 58 de la rue de Larochefoucauld.
En el vemos al viejo guerrero, con su cabeza cubierta de hilos de plata, con la mirada semiperdida, levemente estrábica, sumergida en una ceguera a causa de las cataratas que nublaban su visión.
Se lo observa erguido, con su mano en cabestrillo, al estilo napoléonico. Su mano izquierda (porque el daguerrotipo entrega una imagen invertida) reposa en el apoyabrazo de la silla. Dos daguerrotipos fueron tomados ese día de 1848, lamentablemente uno de ellos se ha extraviado.
A los 70 años, el prócer argentino se mantuvo inmóvil por 40 segundos para que ambas tomas lo inmortalizaran en sendas chapas de 12 por 10 cm. Son dos imágenes positivas únicas (sin negativos), registradas sobre placas de cobre pulidas y plateadas, emulsionadas con vapores de yodo y reveladas con mercurio.
La otra pose, inhallable, se conoce por los grabados que a partir del daguerrotipo original hicieron Edmond Castan, Gérard y Narciso Desmadryl (editados por la Imprenta Pelvilain, en 1857). El modelo está más relajado, sostenido en el apoyabrazos del sillón. Fue la única ocasión en que San Martín experimentó los alcances de la invención (1839) de Louis Daguerre.
Desde 1900, el retrato se expone en la sala San Martín del museo. Fue donado por José P. de Guerrico, descendiente de Manuel de Guerrico. La presente imagen se encuentra en el Museo Histórico Nacional.
Tras la muerte del prócer, en 1850, su hija le pidió a Bingham reproducciones fotográficas de uno de los daguerrotipos (aparentemente, el que se extravió) para cumplir con los pedidos que le hacían los amigos del general. Esas imágenes sirvieron de modelo para el cuadro que Mercedes pintó en 1856, la aguatinta de Edmond Castan y el cuadro que Francisco Romero pintó en 1861.

Fuentes recopiladas:  Diario “La Nación”, La Mañana de Neuquén; Instituto Juan Manuel de Rosas.

Testamento del Libertador Gral. San Martín.

(Transcripción textual - «El sable del General San Martín», Instituto Nacional Sanmartiniano)

París, 23 de enero de 1844

En el nombre de Dios todo Poderoso a quien conozco como Hacedor del Universo: Digo yo José de San Martín, Generalísimo de la República del Perú, y Fundador de su libertad, Capitán General de la de Chile, y Brigadier General de la confederación Argentina, qe. visto el mal estado de mi salud, declaro por el presente Testamento lo siguiente:

Primero. Dejo pr. Mi absoluta Heredera de mis bienes, havidos y por haver a mi única Hija Mercedes de San Martín actualmente casada con Mariano Balcarce.

2º- Es mi expresa boluntad el que mi Hija suministre a mi Hermana María Elena, una Pensión de Mil - frans. anuales, y a su fallecimiento, se continue pagando a su hija Petronila, una de 250 hasta su muerte, sin qe. pa. asegurar este don qe. hago a mi hermana y Sobrina, sea necesarias otra Hipoteca qe. la confianza qe. me asiste de qe. mi hija y sus herederos cumplirán religiosamente ésta mi boluntad.

3º - El Sable que me a acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la América del Sud, le será entregado al General de la República Argentina don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de satisfacción, qe. como Argentino he tenido al ver la firmeza con qe. ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los Extranjeros qe. tratan de Umillarla.

4º - Proibo el que se me haga ningún género de Funeral, y desde el lugar en qe falleciere se me conducirá directamente, al Cementerio sin ningún acompañamto, pero si desearía, el que mi Corazón fuese depositado en el de Buenos Ayres.

5º -Declaro no deber ni haver jamás debido nada, a nadie.

6º -Haun qe. es verdad qe. todos mis Anelos no han tenido otro objeto qe. el bien de mi Hija amada, debo confesar, que la honrada conducta de esta, y el constante cariño y esmero qe. siempre me ha manifestado, han recompensado con Usura, todos mis esmeros haciendo mi bejez feliz. Yo la ruego continúe con el mismo cuidado y contracción la educación de sus Hijas (a las qe. abrazo con todo mi Corazón) si es qe. a su vez quiere tener la misma feliz suerte qe. yo he tenido; igual encargo hago a su Esposo, cuya honrrades, y hombía de bien no ha desmentido la opinión qe. havía formado de él, lo qe. me garantiza continuará haciendo la felicidad de mi Hija y Nietas.

7º - Todo otro Testamento o Disposición anterior al Presente queda Nulo y sin ningún balor.

Hecho en París a Veynte y tres de Enero del año de mil ochocientos quarenta y quatro, y escrito todo el de mi puño y letra

José de San Martín


Artículo Adicional: Es mi boluntad el qe. el Estandarte que el Bravo Español Dn. Francisco Pizarro tremoló en la Conquista de Perú sea debuelto a esta República (a pesar de ser propiedad mía) siempre que sus Goviernos hallan realizado las Recompensas y honores con qe. me honró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.