GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

viernes, 2 de septiembre de 2016

Las mujeres de la vida de Cacho Castaña.

Eterno galán y siempre seductor, “Cacho” Castaña logró hacerse la fama de mujeriego gracias a sus relaciones amorosas. Basta hacer un rápido repaso para encontrarse que se lo vincula a Graciela Edith BrunoMónica Gonzaga,Jorgelina Aranda y María Ceballos –una mendocina que conoció en una gira privada–. Sin embargo, Susana Giménezes la más popular del listado.
En el libro autobiográfico Vida de artista, Castaña contó que tuvo un romance con la diva cuando ella estaba de novia con Carlos Monzón. Según detalló, estuvo por primera vez con ella cuando estaba peleada con el boxeador, pero que la relación siguió un tiempito más, y él sospechaba sobre el engaño. “Empezamos a joder en los camarines hasta que en un buen día terminamos transando”, reveló.
Otra de las mujeres que marcaron su vida se encuentra la actriz Silvia Peyrou, con quien mantuvo una relación fugaz de verano en 1995, y quien tuvo un hijo cuya paternidad le atribuyó al cantante.  Sin embargo, luego de una batalla legal mediática, Castaña reconoció al niño, aunque después –gracias a pruebas de ADN– se demostró que no era su padre.
El casamiento a Cacho le llegó en tres ocasiones. La primera vez con actriz y exvedette Selva Mayo, con quien se casó por el rito umbanda en los ’80. La relación duró un año y medio.
Su segunda boda sería con Andrea Sblano, la hija de un amigo de toda la vida con la que se casó en 2006. El matrimonio duró cinco años y fue tema de controversia por la diferencia de edad entre ambos. Ella tenía 26 años mientras que él tenía 63.
Ahora, Cacho volvió a apostar al amor y decidió casarse nuevamente. Esta vez, la elegida fue Marina Rosenthal Cabrales, una psicóloga marplatense de 40 años, heredera del emporio de café que lleva su apellido. Están juntos desde 2012 y ahora prometieron seguir así hasta que la muerte los separe.
Por Hernán Soto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.