GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Las medidas izquierdistas del presidente de derecha por Pablo Mendelevich.

Quizás con el ánimo de disolver la idea de que el gobierno de Cambiemos es de derecha, Federico Pinedo , presidente provisional del Senado, aseguró el fin de semana al ser entrevistado en FM Milenium que Macri había tomado algunas medidas de izquierda. Cosas tales como extender la Asignación Universal por hijo para un millón de chicos más, las desgravaciones impositivas para PYMes o pagarles el juicio a los jubilados son medidas que buscan la igualdad, dijo Pinedo. En el mismo reportaje el senador identificó el concepto de igualdad con la izquierda y el de orden con la derecha.

El tema no es para nada novedoso. Richard Nixon, quien había hecho sus palotes en el macartismo como miembro del Comité de Actividades Antinorteamericanas, una vez en la Casa Blanca se dio el lujo de restablecer relaciones con la China de Mao Tse Tung en plena Guerra Fría, además de sacar a Estados Unidos de la interminable guerra de Vietnam. En 1912 en nuestro país un presidente conservador, Roque Sáenz Peña, impuso algo para la época tan progresista como el sufragio universal (masculino), secreto y obligatorio, que otro presidente conservador -Victorino de la Plaza, su sucesor- aplicó hace ahora cien años, desafiando los disgustos fermentados en su propio grupo de pertenencia. También se puede recordar que el presidente que más hizo en la década del treinta para acabar con el fraude fue Roberto Ortíz, quien había llegado al poder, precisamente, mediante elecciones fraudulentas (su vicepresidente Ramón Castillo y una diabetes terminal, confabulados, le impidieron completar la cruzada profiláctica, pero esa es otra historia).
Desde tiempos inmemoriales la palabra derecha tiene en la cultura política argentina mala prensa, lo que ha llevado a unos cuantos portadores involuntarios a esforzarse en gimnasias de despojo. Los rotuladores la endilgaban con pretensión científica e indisimulado ánimo descalificatorio. Como no existe un instituto que certifique la ubicación de cada cual en el espectro político adecuado, el reparto es libre, algo que por ejemplo le permitió en su momento al general Alejandro Agustín Lanusse declararse cómodo en la centroizquierda. Por cierto que el Lanusse que va a declarar en el juicio a los ex comandantes contra Videla y su doctrina de secuestros y desaparecidos mal podría ser reducido a una categoría única de presidentes de facto. O de vicepresidentes de facto, como lo fue Perón, alma mater de una dictadura, la del 43, que tuvo su temporada pronazi, prohibió los partidos políticos, colocó a un fascista al frente de la Universidad de Buenos Aires y hasta persiguió el lunfardo en los tangos, pero que nunca fue vista como de derecha por los calificadores de la historiografía veloz gracias a que también tonificó a los sindicatos, creó el aguinaldo y el Estatuto del Peón y, lo más importante, gestó el peronismo.
  
Tampoco a Menem en el peronismo lo llaman la derecha partidaria. Significativa piedad. Muchos peronistas lo ubican allí, pero le dicen neoliberal y lo tratan como si fuera extraterrestre, alguien que llegó a su década quién sabe de dónde, y cuyo índice de peronismo en sangre poco importa. La palabra derecha, que en los setenta estaba homologada dentro del Movimiento, ahora se reserva para el oponente externo. Lo que evita tener que encasillar a librepensadores como el ex ucedeísta Boudou, a los millonarios tucumanos Alperovich y Manzur o al mismísimo Néstor Kirchner, quien en 1983 arengaba en Río Gallegos "¡Isabel, Isabel!", sin mayor suceso.

Durante los años del kirchnerismo, cuando se postulaba que todo sería profundizado, se ahondó el vicio de la descalificación mediante estampas. Se privilegió entonces al macrismo como "enemigo" (idea que Cristina Kirchner acaba de renovar al decir que "el enemigo no es Massa"). La lengua K no reconocía a Macri como emergente de la democracia moderna: la palabra derecha, en cambio, fue el adhesivo que se usó para asociar al PRO con el militarismo "genocida", es decir, lo más execrable de la plaza. Aun hoy se verifica ese propósito en el cántico "Macri basura, vos sos la dictadura" que los líderes que peinan canas (o se las tiñen) dejan correr desde los palcos como si se tratara de una inocente travesura juvenil de la fila del fondo.

Ahora bien, de esta remarcación corrosiva de derechistas surgen dos interrogantes. Uno se refiere al verdadero arco ideológico del sistema de partidos argentino, que incluso podría coincidir en parte con los rótulos usuales. Pero el otro interrogante es previo: ¿hay un sistema de partidos merecedor de las coordenadas izquierda-derecha?

Supongamos que uno se para en una esquina porteña e intercepta a diez personas para preguntarles cómo se llama el presidente de la Unión Cívica Radical, una de las principales fuerzas parlamentarias de la Argentina. ¿Alguien sabría mencionar a Juan Manuel Corral? Y si se pregunta por el presidente del Partido Justicialista, el partido más grande, ¿habría entre diez transeúntes al menos uno que supiera responder José Luis Gioja?

Podría preguntarse, en cambio, qué hace en política un señor llamado Daniel San Cristóbal. Lo más probable, se obtendría un muestrario de caras de desconcierto. Nadie acertaría a decir que este chaqueño preside el Frente Grande, partido que fue hasta el 10 de diciembre parte de la "coalición" Frente para la Victoria. Aun más difícil sería hallar de manera espontánea a quien supiera que el Frente Grande es el tercer partido político del país, medido en cantidad de afiliados.

Según la Constitución los partidos son "instituciones fundamentales del sistema democrático". Es evidente que algo no anda bien. En la vida real, los partidos, lejos de ser los órganos de representación, no tienen mayor importancia, salvo, cada dos años y para determinadas personas, que generalmente son quienes se ganan la vida como apoderados partidarios o como jueces electorales. Los políticos ya casi ni mencionan a los partidos. Hablan de "espacios". Ellos mismos se dicen a gusto reconvertidos en referentes espacistas.

La gran paradoja de la democracia espacial es que allí la izquierda y la derecha no son lados ideológicos precisos sino derivados estereográficos del marketing político. Que es marketing hidráulico: anclar al otro en el flanco reaccionario ubica al calificador en el progresismo glamoroso. ¿Y eso es bueno? Cuando se necesita fabricar una identidad, como fue el caso del kirchnerismo tan contestatario como ágrafo y propenso a incubar adoradores de las bóvedas, sí.


Es probable que Macri, a quien desde el campo académico y entre observadores internacionales algunos ubican no en la derecha sino en la centroderecha, haya adoptado últimamente medidas de tipo progresista intercaladas con otras que no lo fueron. Pero en su mismo enunciado -por lo menos el de las medidas citadas por Pinedo- se advierte que son paliativas, reparatorias. El problema, en todo caso, es que por ahora las reparaciones no necesariamente definen el derrotero de largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.