GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

martes, 18 de julio de 2017

LA PATRIA Y EL PATRIOTISMO Entrevista a Carlos Schulmaister.

LA PATRIA Y EL PATRIOTISMO

Entrevista a Carlos Schulmaister.

¿Qué se entiende por "patria" y "patriotismo" desde un punto de vista teórico?
— No estamos frente a conceptos unívocos y la teoría está tanto en un desarrollo teológico como en uno científico. Por lo tanto, yo cuestiono la “teoría” con que estos términos han sido difundidos desde el aparato educativo del Estado: la Patria con mayúscula como un ente metafísico cercano a Dios, o emanado de Dios, con imperium sobre los nacidos en nuestro suelo, quienes debemos estar dispuestos a ofrendar la vida por ella llegado el caso, y a lo cual nos juramentamos cada vez que cantamos “o juremos con gloria morir”, único caso admitido de suicidio individual y colectivo justificado.

     Patriotismo es para esa “teoría oficial” devenida desde el Estado el estar dispuesto a morir por la Patria con mayúscula y el sentirse emocionado (emoción patriótica) cuando se canta el himno nacional o se iza la bandera.

     La anterior es una teoría. Yo  sostengo otra: la patria es una metáfora de la comunidad y el patriotismo es el amor al prójimo concreto con el que compartimos algunos elementos culturales en un contexto de cambio universal, por lo cual patria debe ser toda la humanidad. 

— ¿Cuál es el estado actual de ese patriotismo en la Argentina?
— Entre nosotros no existe casi el patriotismo, puesto que lo que predomina son las conductas egoístas, fenicias y especulativas. Después de la balcanización de Hispanoamérica los argentinos seguimos balcanizados dentro de nuestro país y dentro de nosotros mismos.

— ¿Cómo se expresa?
— En situaciones de crisis, de rupturas, aflora espontáneamente el patriotismo y las ganas de luchar contra las miserabilidades originadas en el poder político. Es un no resignarse a la muerte climatizada ni a la muerte violenta, una reafirmación de la civilización sobre la barbarie de los poderosos. Pero al poco tiempo, una nueva frustración, un nuevo engaño colectivo, hace perecer el retoño.

— ¿Acaso el fútbol provoca más actitudes nacionalistas que un acto patrio?
— Se trata de un nacionalismo virtual, desplazado de su objeto real, que actúa compensatoriamente, pero es una manera inocente de rescatar la intensidad de lo vital por unas horas, sin hacer daño a nadie, dejándonos una sonrisa  por tres o cuatro días.
La Patria, ésa con mayúscula, nunca nos ha convocado a la alegría, siempre nos ha pedido que nos inmoláramos en sus altares, y finalmente hemos terminado por alejarnos espiritualmente de ella.

— ¿Qué significado tienen las fechas patrias para los argentinos?
— Actualmente, para la mayoría de los argentinos,  casi no tienen ningún significado. Se perciben como relictos misteriosos del pasado, del mismo modo que la mayoría ya no tiene  certezas respecto a qué significa en su vida su condición de “argentino”.

 — ¿Han pasado a constituir "un feriado más", una oportunidad para vacacionar?
— Efectivamente, para aquellos que pueden salir por un par de días; para otras, un día para acomodar los placares; para los chicos… simplemente que ese día no hay clases.

— ¿Qué opina acerca de la manera en que se instruye a los chicos sobre la historia nacional y las fechas claves de nuestro país?
— Durante más de cien años la historia argentina enseñada en las escuelas y colegios fue la versión controversial de nuestro pasado desde una óptica determinada y excluyente, la correspondiente al liberalismo decimonónico. El peso de la historia argentina sobre el imaginario colectivo era tremendamente grande, aun cuando existiera la posibilidad de intentar conocer el otro lado de la Luna, las otras verdades ocultadas. Por adhesión o por oposición, los viejos mitos tenían una sobrevida y el pasado servía para aprender y para combatir. Hoy, en cambio, nada de eso es posible, pues ya no se enseña historia en la escuela primaria, a no ser unas pobres caricaturas sobre las efemérides nacionales en cuatro ocasiones en el año. Los mitos se han desgastado o han fracasado, y los actos patrios se han convertido en rituales fúnebres sin sentido.

— En esta nota me he topado con gran cantidad de chicos de 11 o 12 años, o incluso del nivel secundario, que confunden el 25 de mayo con la Independencia, o afirman que la bandera se creó un 20 de junio.
— Pese a las expresiones con lenguaje ampuloso y sofisticado de los contenidos curriculares de la escuela primaria, no se trabajan efectivamente  ni siquiera un 5 % de ellos.

— ¿Cuál es el significado  del sentimiento patriótico para una nación, y para su crecimiento?
— El sentimiento, o la idea, o la experiencia de patria, con minúscula, para no confundirla con la mistificación de la Patria, es lo fundamental para una sociedad, es su amalgama, su combustible, y su meta final. En De la patria y los actos patrios escolares me referí al patriotismo despojado de connotaciones metafísicas para situarlo en el nivel del ejercicio de la ciudadanía y de la convivencia, por ser un nivel de prácticas comunes basadas en el respeto al Estado de Derecho en el marco de la democracia social, como corresponde a la actual etapa de la civilización: 

“El patriotismo es una identificación y un compromiso intenso con los intereses y afectos colectivos de la comunidad nacional argentina en su conjunto, en relación a sí misma y a otras comunidades externas; por medio de formas y fines  racionales, democráticos, justos e igualitarios, reconociendo y respetando la diversidad cultural y los derechos de las minorías democráticas,  promoviendo la cooperación interna y externa para el mejor logro de los fines de la comunidad nacional, fomentando el amor, la paz y el desarrollo solidario entre todos los pueblos del mundo  como fines superiores.”

“...un concepto de patriotismo desarmado y pacifista, que no humille  ni castigue, que no avasalle ni viole, que no menosprecie ni amedrente, que pueda ser vivido por todos los habitantes sin ningún tipo de discriminación y que por lo tanto no dependa de pasajes iniciáticos ni de signos externos de ninguna clase. Tal propuesta puede ser aceptada, incluso, por los miembros de otras comunidades nacionales, sin implicar ninguna contradicción con nosotros.”


Sigo creyendo que esa propuesta representa un programa de vida como sociedad no sólo nacional sino fundamentalmente universal.

Nota del Blog de la Patagonia: esta entrevista que fuera publicada en un medio digital no se dispone del mismo. La fuente de información será incorporada, como corresponde hacerlo, ni bien disponga de ella.
Cuadro de imágenes: BLOG DE LA PATAGONIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.