GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

viernes, 20 de octubre de 2017

20 de octubre de 2017: fallece. a los 81 años, el actor Federico Luppi.

El actor de 81 años se encontraba internado en la Fundación Favaloro. En abril había sido operado de un coágulo en la cabeza producto de un accidente doméstico al golpearse contra la mesa de luz.
Nacido el 23 de febrero de 1936 en Ramallo, provincia de Buenos Aires, Luppi se convirtió en uno de los actores argentinos que alcanzó prestigio nacional e internacional, sobre todo en España, donde se radicó en 2001 tras irse del país por la crisis económica.
A lo largo de su carrera, además de ser parte de numerosos trabajos en la pantalla chica, Luppi participó en más de 70 películas y ganó 6 premios Cóndor de Plata como mejor actor, récord que ostenta por sus interpretaciones en Sol de otoño, Un lugar en el mundo, Plata dulce, Tiempo de revancha, El romance del Aniceto y la Francisca y Martín (Hache).
Además, tuvo destacadas participaciones en la emblemática película La Patagonia rebelde (1974) y No habrá más pena ni olvido (1983), ambas dirigidas por Héctor Olivera.
Se lo reconoce especialmente por sus participaciones en películas del director argentino Adolfo Aristarain: Tiempo de revancha (1981), Un lugar en el mundo (1992), Lugares comunes (2002).
En 2010, el actor arremetió contra Susana y Mirtha , las dos divas argentinas por excelencia. En una entrevista con el programa Consentidas de Uruguay, Federico Luppi opinó en muy duros términos contra Giménez. Y sobre la anfitriona de los almuerzos, su postura no fue menos amable: "No sé qué me irrita más de Mirtha, si su profunda y extensa ignorancia o el estado totalmente reaccionario de su alma. Un alma pobre".

Sergio Maldonado: "Es Santiago, reconocimos los tatuajes". El hermano del artesano desaparecido afirmó que el cuerpo encontrado este martes, que aún está en plena autopsia, es del joven buscado desde el 1 de agosto.

Sergio Maldonado: 

"Es Santiago, reconocimos los tatuajes".

El hermano del artesano desaparecido afirmó que el cuerpo encontrado este martes, que aún está en plena autopsia, es del joven buscado desde el 1 de agosto.
Sergio Maldonado confirmó esta tarde que el cuerpo hallado en el río Chubut el pasado martes corresponde a Santiago Maldonado, tras reconocer sus tatuajes, en el marco de la autopsia.

"Pudimos mirar el cuerpo, lo que reconocimos fueron los tatuajes. Estamos convencidos de que es Santiago", afirmó el hermano del artesano de 28 años en breves declaraciones a la prensa, en la puerta de la Morgue Judicial del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia.

Luego de que este viernes una veintena de peritos iniciara la autopsia, Sergio Maldonado confirmó que el cuerpo encontrado en el río Chubut es de su hermano, que estaba desaparecido desde el pasado 1 de agosto.

"A partir de ahora le vamos a pedir que tengan respeto con mi familia, con nosotros, porque necesitamos esta más tranquilos", reclamó el hermano del joven platense.

Además, subrayó que "esto no quita que el responsable es Gendarmería" y aseguró que seguirán "investigando".

"Recién se va a empezar a peritar, a partir de ahora empieza la autopsia y en unos días va a estar el resultado final", indicó.

Les Luthiers recibió el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

En medio del tenso momento que se vive en España, por el conflicto por la independencia de Cataluña, se celebró una nueva edición de los premios Princesa de Asturias, que en esta oportunidad tuvo presencia argentina, con ereconocimiento a Les Luthiers.
Carlos Núñez, Marcos Mundstock, Jorge Luis Maronna y Carlos López Puccio (que anteriormente estuvo en la audiencia con el rey Felipe y la reina Letizia), recibieron el premio por la categoría de Comunicación y Humanidades.
El resto de los premiados de la gala que se celebró en el teatro Campoamor, en Oviedo, fueron: William Kentridge, en Artes, Hispanic Society of America, en Cooperación Internacional, los All Blacks, en Deportes, Karen Armstrong, en Ciencias Sociales, Adam Zagajewski, en Letras, Rainer Weiss, Kip S. Thorne, Barry C. Barish y la Colaboración Científica LIGO, en Investigación Científica y Técnica, y la Unión Europea recibió el Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

jueves, 19 de octubre de 2017

¿Eres gay? El Che Guevara te hubiera enviado a un campo de concentración por Guillermina Sutter Schneider.

¿Eres gay? El Che Guevara te hubiera enviado a un campo de concentración por Guillermina Sutter Schneider.
Hoy, después de 50 años de su muerte, muchas personas siguen recordando a Ernesto “Che” Guevara como un luchador por la justicia social. Para muchas celebridades, políticos y activistas, el Che Guevara es una especie de buen samaritano que luchó contra la opresión y la tiranía. Es lamentable, sin embargo, que estas personas ignoran algunos de los rasgos del carácter de su ídolo.
El Che Guevara fue de hecho un hombre intolerante y despreciable.
En el proceso de la edificación de una sociedad comunista después de que Fidel Castro llegara al poder en 1959 en Cuba, una de las ideas que el Che Guevara presentó y promovió fue la noción del “hombre nuevo”. Este concepto surgió de la aversión de Guevara al capitalismo, y fue explicado por primera vez en su nota sobre "El hombre y el socialismo en Cuba". Creía que "el individuo bajo el socialismo (...) es más completo", y que el Estado debe educar a los hombres y mujeres en valores anticapitalistas, cooperativos, desinteresados y no materialistas.
Cualquiera que se desviara del "hombre nuevo" era visto como un "contrarrevolucionario". Tal era el caso de los homosexuales, a los que Guevara se refería como "pervertidos sexuales". Tanto Guevara como Castro consideraban la homosexualidad como una decadencia burguesa. En una entrevista en 1965, Castro explicó que "una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que un militante comunista debe ser".
El Che Guevara también ayudó a establecer el primer campo de concentración cubano en Guanahacabibes en 1960. Este campo fue el primero de muchos. De los Nazis, el gobierno cubano también adoptó el lema de Auschwitz “El trabajo te libera”, cambiándolo por “El trabajo los hará hombres”. Según Álvaro Vargas Llosa, los homosexuales, los Testigos de Jehová, los sacerdotes afrocubanos y otros que se creía que habían cometido un delito en contra de la moral revolucionaria, eran forzados a trabajar en estos campos para corregir su “comportamiento antisocial”. Muchos de ellos murieron; otros fueron torturados o violados.
Guevara mostró también posiciones racistas. En su diario, se refirió a los negros como “esos magníficos ejemplos de la raza africana que han mantenido su pureza racial gracias a su falta de afinidad con el baño”. También pensaba que los europeos blancos eran superiores a los de ascendencia africana, y describió a los mexicanos como una “banda de indios analfabetas”.
En el artículo "Mi primo, El Che", Alberto Benegas Lynch (h) describe cómo el Che Guevara disfrutaba torturar animales —rasgo común en los asesinos en serie. Su historial de asesinatos y torturas es extenso. Investigadores han documentado 216 víctimas del Che Guevara en Cuba desde 1957 a 1959. La sospecha era todo lo que se necesitaba para poner fin a una vida. No había necesidad de un juicio porque para él, la Revolución no podía detenerse a "conducir una investigación; tiene la obligación de triunfar ".
La muerte, para Guevara, era una necesidad para la revolución. No tenía interés alguno en la vida humana. Hoy, 50 años después de su muerte, es importante recordar a Ernesto Che Guevara como la persona que fue: homofóbico, racista, asesino en masa con la intención de utilizar cualquier medio para lograr su auto-declarada sociedad superior.
Este artículo fue originalmente publicado en Huffington Post (EE.UU.) el 9 de octubre de 2017 y en Cato Institute.
Fuente de información e imagen: Fundación Atlas 1853. http://www.atlas.org.ar/index.php?m=art&s=3331

19 de octubre de 1914: El teniente general Julio Argentino Roca asistiendo junto a Pablo Riccheri a unas maniobras militares realizadas en Campo de Mayo, "terrenos adquiridos a sugestión del eminente militar", abril de 1903.

19 de octubre de 1914: El teniente general Julio Argentino Roca. 
Fue dos veces presidente del país. Peleó en la guerra civil entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, del lado de esta última. Más tarde participó en la guerra contra el Paraguay y condujo la denominada "campaña al desierto". Fue ministro de Guerra y Marina, y senador nacional. Había nacido en Tucumán el 17 de julio de 1843.

Foto: El presidente Julio Argentino Roca, asistiendo junto a Pablo Riccheri a unas maniobras militares realizadas en Campo de Mayo, "terrenos adquiridos a sugestión del eminente militar", abril de 1903.
Documento Fotográfico. Inventario 13307.

Un conejo de la galera por EMILIO J. CÁRDENAS.

Un conejo de la galera 

por EMILIO J. CÁRDENAS.

El siempre vulgar presidente venezolano, Nicolás Maduro, es un hombre excepcional. Más aún, realmente notable. Pero no por su elegancia, precisamente. Pese al insípido uniforme de presidente marxista africano o de barman de hotel tres estrellas que ha adoptado. Sino porque ha conseguido, a la vez, destrozar la economía de Venezuela y sumir a su pueblo en la miseria y en la peor escasez. Hasta no hace mucho, eso parecía imposible.
Pero su capacidad real de daño es ilimitada.
La pobreza de los venezolanos es hoy tal que Nicolás Maduro les acaba de sugerir –seriamente– comer, en lugar de carne vacuna, carne de conejo.
Parece una broma de muy mal gusto. Pero no lo es. Así acaba efectivamente de ocurrir, créase o no.
Obviamente esa recomendación no alcanza a la mesa del propio Maduro, conocido por ostentoso y por una proverbial glotonería con la que alimenta su pantagruélica figura.
Cuidado. La carne de conejo, como la del reno, casi no tiene grasa. Es roja y a la vez magra, por cierto. Pero no puede ser la única consumida, porque lleva inevitablemente a la llamada “inanición cunicular”.
Esto es, a la malnutrición de quien la come por falta de los nutrientes y las proteínas que son indispensables para el ser humano.
Por ello hasta puede actuar a la manera de una verdadera arma letal. Por todo esto, los venezolanos harían bien en no seguir los irresponsables consejos de Nicolás Maduro en materia de alimentación.
Como todos los demás que salen de su boca, están equivocados. Y hacen mal.
Emilio Cárdenas ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
Publicado en Diario "Río NEgro", 14/10/2017.-

Usar a Maldonado hasta gastarlo de Relato del presente.

En momentos en los que muchos están abocados a tratar de saber qué es lo que finalmente pasó con la vida de Santiago Maldonado, y mientras buena parte de los medios de comunicación se encuentran recalculando en base a la cantidad de pelotudeces que han dicho durante los últimos dos meses y medio, no está de más poner blanco sobre negro para entender qué fue lo que pasó por fuera de los causales de muerte en sí.
Un chico ignoto desaparece tras un corte de ruta y un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad nacionales. La denuncia se realiza un par de días después y el país se entera de que en el sur hay un conflicto penal –no pienso llamarlo de otro modo– con una porción de la comunidad mapuche. Y todo explotó: marchas, disturbios, daños, detenciones, heridos, teorías conspirativas, millones de hipótesis y una violenta batalla verbal bien al estilo del siglo XXI. Nada de este desmán hubiera ocurrido y ya se hubiera resuelto judicialmente todo este asunto si no hubieran intervenido los mismos tres factores de siempre:
Los políticos. Y por políticos me refiero a todos sus ámbitos, desde las oenegés que  gravitan políticamente, hasta el kirchnerismo, pasando por ese mar de contradicciones llamado izquierda argentina. El rol del CELS en este caso debería ser materia de estudio a nivel universitario –incluyendo Derecho Penal– sobre cómo se puede embarrar la cancha creando hipótesis basadas en teorías conspiracionistas que los fans nostálgicos de Página/12, añorando un pasado glorioso que nunca existió, asimilaron como absolutos incuestionables. El kirchnerismo y sus acólitos, que tienen un poder de memoria selectiva notable a la hora de hablar de responsabilidad estatal en materia de muertes evitables, convirtieron a Santiago Maldonado en afiche, en remera y en bandera. El nuevo Che Guevara no fusilaba, no combatía en las sierras cubanas ni lideraba el levantamiento de los pueblos. El nuevo Che Guevara tatuaba a cambio de alimentos, vivía de prestado y se prendía en luchas ajenas. No será la imagen que uno tendría de un revolucionario, pero se acerca mucho más al ideal de la militancia actual que ve en un estado de derecho constitucional una dictadura a la cual resistir. De allí el uso divino que han hecho los kirchneristas de ayer, hoy y siempre colectivizando la victimización de cualquier muerto, sin importar su ideología.
De los partidos de extrema izquierda no voy a decir absolutamente nada porque la organización del Estado es un concepto que les resulta extraño. Más allá de eso, también hay una cuestión de falta objetividad entendible: en los últimos años han cosechado dos muertos por la represión de la policía de un gobierno peronista, otro muerto por un grupo parapolicial sindical peronista y un desaparecido que sigue desaparecido desde que un gobierno peronista no lo cuidó en medio de un juicio.
Y ya que hablamos del tema, quiero resaltar la versatilidad de Cristina a la hora de hablar de los muertos dependiendo del interlocutor, sea una banda de niños cantores en un acto kirchnerista, o sea un entrevistador en un medio de comunicación. Este martes, acá no más, Cristina quiso chicanear al gobierno recordando que el actual jefe de la Policía Federal ya era funcionario policial durante su gestión, a lo cual podría sumarle que el 80% de todas las fuerzas de seguridad en actividad, ingresaron al servicio durante su gestión. Digo, como para dejar de escupir contra el viento.
De paso, a todos los que estuvieron estas últimas semanas fiscalizando qué decía este humilde servidor al respecto: fíjense si encuentran una declaración de Néstor o Cristina Kirchner allá por 2002 sobre la muerte de Dario Kosteki y Maximiliano Santillán. Yo no encontré ninguna, pero estoy abierto al desafío.
Vuelvo a esa manga de retrógrados autócratas que consideran que el Estado es una carrera profesional y no un servicio público y que son capaces de abrazar cualquier causa, por lejana que resulte, para pegarle al contrario. No voy a meter a todos en la misma bolsa por esta vez porque no creo que todos hayan buscado capitalizar este caso. Ningún gobierno que quiera sobrevivir desea un muerto en el enorme arco opositor. Mucho menos en campaña electoral.
Párrafo aparte merecería el análisis de cómo es que Carrió, con una campaña en la que participó sólo una semana, pudo tirar lo del “20% de probabilidades” y la bestialidad absolutamente fuera de foco que dijo al comparar las condiciones climáticas del río Chubut con Walt Disney. La comodidad de saber que puede obtener un récord electoral el domingo debe haber relajado lo suficiente a todos, pero sé que hasta en la Quinta de Olivos se agarraron la cabeza al enterarse de su último dicho.
No puedo decir lo mismo de algunas terceras o cuarta líneas, esos contratados que abrazaban la liberalización del Estado hasta diciembre de 2015 y que hoy parecieran haber encontrado la verdad revelada en un Estado que no es necesario achicar porque se administra sabiamente. Y porque les da trabajo, obvio. Son esos mismos que desde sus cuentas o a través de sus contactos hacen circular versiones truchísimas, golpes bajos y audios menos chequeables que el video porno de la sueca de Lanata. Gracias a ellos y su terror a perder el relajo de un cómodo asiento en una oficina gubernamental tuve que fumarme el audio de la mina que hablaba desde una morgue afirmando que estaban por anunciar que Santiago Maldonado apareció muerto de un cuchillazo en el cuello, el video que mostraba al artesano comprando en un comercio de Entre Ríos, una foto que podría haber sido choreada de la recreación de un vía crucis, un pibe llamado Santiago Maldonado que era productor de seguros de La Matanza, y un largo, larguísimo listado de boludeces que, si lo hicieron para cuidar al Gobierno, merecen devolver hasta el último centavo de sueldo que hayan cobrado.
Lo peor de esto es el lupanar de humanoides con la capacidad de deducción de un Neanderthal en estado vegetativo que levantaban estas pruebas como si se trataran de la resolución del caso. No creo verlos a todos desfilar para ratificar sus argumentaciones. Posiblemente, ya se encuentren abocados a probar cómo es que la familia de Maldonado guardó el cadáver de Santiago en un frigobar para colocarlo cuidadosamente en un río para que aparezca cinco días antes de las elecciones.
La Justicia. La otra pata de este asunto tiene que ver con el rol que pretendemos asignarle al Estado. Desde que aceptamos convivir en un país damos por sentado que nos someteremos a la misma ley que exigimos que se cumpla para todos. Los derechos humanos no son una expresión de buenas intenciones de las que se pueden reclamar las que querramos con beneficio de inventario. Si exigimos el derecho humano a la vida, también exigimos el derecho humano a la libertad y, por decantación, el derecho humano a la propiedad privada. Son tres pilares de la sociedad occidental y están contemplados en la Constitución Nacional. Y si reclamamos el cumplimiento de la Constitución, tenemos que partir de la base de que la misma establece un territorio. No dos, no tres: un territorio.
No existe el territorio sagrado mapuche. No existen territorios sagrados exentos de la ley en Argentina. Imaginen por un segundo que un juez argumente que tiene que negociar con el arzobispado para investigar un orfanato en el que se violaron hasta los perros. Piensen por un segundo que la policía no hubiera podido detener a José López porque estaba dentro de un convento. La pajereada de la conexión ancestral con la raigambre cultural de civilizaciones preexistentes que no contaban con leyes, ni organización territorial ni propiedad privada hay que dejársela a los chicos de apellidos europeos con culpa de clase. No me entra en la cabeza que un Juez Federal entienda lo contrario: lo aprendió en la primaria, lo profundizó en la secundaria, lo estudió particularmente en la carrera de abogacía y tuvo que dar un kilométrico examen sobre el sistema administrativo y legal de la Argentina.
Y todo para que luego venga a decir que “hay que consensuar con los mapuches para respetar su voluntad”. Ayer mismo, los vehículos que se acercaban al operativo fueron revisados por los integrantes de esta banda y todos accedieron. Tamaña actitud pasiva frente a lo que la ley que dicen representar considera una obstrucción al accionar de la Justicia, sólo puede sostenerse desde la cobardía, la ignorancia o las ganas de atornillarse en un cargo en el que se cobrará la guita que en la puta life se imaginó cobrar en el sector privado.
Y, finalmente…
La prensa. El manejo que del caso Maldonado han hecho buena parte de los periodistas y de los medios donde se desempeñan, ha estado a la altura del nivel laboral con el que trabajamos. La voracidad por la primicia y la necesidad casi patológica de tener que decir algo sobre el tema del momento sólo lleva a mayor pérdida de credibilidad, la cual arrastra a todos los demás en el derrape hacia el infierno de la mediocridad comunicacional. ¿Saben la cantidad de puteadas que me comí por no hablar del tema? Como si fuera una suerte de delivery de opinión, nos hemos acostumbrado a que todos hablen de todo, sin saber si tienen conocimiento o no. El conocimiento es lo de menos, ya quedó claro. Ya no se opina desde la construcción de una idea, sino desde la manifestación de un sentimiento. Y frente a un sentimiento no hay forma de pensar: se siente empatía o se es un psicópata. Y yo no quiero ser un psicópata voluntarioso. Si no tengo una opinión formada, cierro la boca. Al fin y al cabo, a la hora de pagar los platos rotos por la opinión, mi boca es mía y nadie se hará cargo, como nadie se hizo cargo hasta ahora.
Desde el manejo del sentimiento la prensa se ha dividido en dos posiciones centrales sobre una misma y única agenda determinada por la responsabilidad directa del gobierno. Unos han abordado todo su trabajo direccionando la culpa hacia la Casa Rosada, otros han hecho hasta lo ridículamente imposible para despegar al gobierno de todo. En un tercer lugar para nada minoritario aunque lo parezca frente al ruido del resto, los que tan sólo cubrieron la sucesión de hechos. Respecto de los primeros dos casos, trato de pensar desde la óptica del “sentimiento que nubla la razón” para no tener que pensar que son una manga de burros que aún no comprenden el concepto de responsabilidad objetiva, esa que dice que uno es responsable sólo de los actos que ha realizado. ¿En serio vamos a seguir creyendo que al mismo Presidente al que le achacan no querer laburar ni meterse en nada le podría interesar dar la orden de desaparecer a un artesano que era un total desconocido y del que ni su propia familia sabía qué había hecho de su vida en los últimos doce meses? En ese mismo sentido, propongo que se haga una presentación firmada por todos los periodistas que se copen para exigirle al congreso que modifique el código de procedimiento penal y se dé por válido que cualquier persona pueda ser condenada o absuelta en base a dichos de personas que nadie conoce, que nadie vio antes, pero que conforman “declaraciones conmovedoras” o “testimonios esclarecedores” sin una puta prueba que sustente lo que se dice de la boca para afuera.
La función del periodista no debería ser la de desmentir todas las pelotudeces que se dicen en las redes sociales. Hay que dejar de vivir de las redes sociales porque nadie va a pagar por lo que se consume gratis. Si fuera por las redes, estaríamos analizando si Santiago Maldonado no era en realidad su propio hermano que reclamaba en la Plaza de Mayo “porque, sospechosamente, se parecen mucho”, o estaríamos formando parte de la carnicería de las fotos que se filtraron sobre el hallazgo del cuerpo, en una muestra total de falta de empatía propia de los sociópatas y de aquellos que creen que tienen la suerte comprada y tendrán una muerte tranquila y privada.
Sé que puedo resultar demasiado utópico, pero la verdad es que el manejo de la información, la investigación y el abordaje que se hizo y se hace del Caso Maldonado desde todos los sectores, se podría realizar de un modo mucho más humano si todos fueran conscientes de que la sociedad entera no es un diván donde podemos resolver nuestros traumas de la infancia, y que no todos tenemos la culpa de que no hayan querido prestar atención en la clase de educación cívica o que la obra social no les cubra más de diez sesiones de tratamiento psicológico al año.
Estos tres pilares elegidos son el reflejo de una sociedad que permite este tipo de cosas. Los que querían que Maldonado apareciera vivo, los que hubieran preferido que le realizaran una ejecución sumaria y le mandaran la factura de la bala a los padres, los que querían que apareciera con vida, los que querían que no apareciera nunca más para que la gente se olvide del tema, los que querían que no apareciera nunca más para tener la justificación psicológica que justifique la construcción del fantasma dictatorial, los que querían que apareciera aunque esté muerto pero hubieran preferido que ocurriera en otro momento, los que vinieron a dar lecciones de lo que es un duelo porque vieron al hermano de Maldonado en un recital y los que buscan cualquier excusa para hacer quilombo y romper todo a su paso.
O para sumar un voto.
O para tener una buena nota.
Y mientras ya me voy preparando para todo lo que se viene de ahora en más, me pregunto si realmente importaba dónde estaba Santiago Maldonado o sólo importa mantener nuestras posturas sin permitir que una verdad arruine una hermosa historia.
Publicado por Nicolás Lucca.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Este es el oasis en medio del desierto que resguarda el agua más pura.

La naturaleza baña el valle de Santo Tomás con un tesoro por el que sus casi 400 pobladores guardan la esperanza de reactivación. La única empresa del pueblo cerró en enero.

En Santo Tomás el agua mineral sale de la canilla. Sus 397 pobladores la consumen a diario. Este año la planta emblema de la localidad, fundada hace 29 años, donde se llegaron a etiquetar 2.500 botellas por hora, cerró las puertas y dejó sin trabajo a 17 personas. Algunas abandonaron la zona y otras sobreviven con la construcción de bloques, “meta hacer changas” a la espera de la prometida reactivación.
José Luis Cueto es el encargado de la fábrica. Su custodio. Vive en la casa contigua. Dice que Santo Tomás es un pueblo de primera porque “ponés segunda y te salís del pueblo”.
Para llegar desde Neuquén capital hay que ir por la Ruta 237, doblar antes de Piedra del Águila a mano derecha y hacer 20 kilómetros de camino de tierra en mal estado. Entre las bardas se asoma el pequeño vallecito verde, cubierto de nubes con forma de algodón de azúcar que no necesitan filtro.
Tiene una escuela primaria, la 249, y una capilla, la Santo Tomás de Aquino. En el lugar no hay estación de combustible, ni se arriman los proveedores de alimentos. El pan es casero y las compras se hacen en Piedra.
La planta embotelladora nació el 19 de noviembre de 1988 con el nombre Barda Santo Tomás SA, y la inauguró el exgobernador emepenista, Pedro Salvatori. En la década del ´90 pasó a manos del empresario Néstor García y adoptó el nombre de Embotelladora Neuquén SRL. Cuenta con la concesión del recurso. En el galpón se hace el proceso completo y están todas las máquinas: sopladora, enjuagadora, llenadora, tapadora, etiquetadora. Se preparan los palets y se despachan.
“Esto arrancó en 2014, dos años antes de que cierre, nos empezaron a pagar en cuotas: en dos, en tres”, asegura el operario, Marco Poblete, en una mesa larga, en la que circula el mate dulce, y hay sillas plegables que en la lona llevan la marca Interlagos, que también es de García.
José Churrarín cuenta que la mejor época de producción fue tras la erupción del volcán Puyehue, en 2011. “Ahí se trabajó a lo tonto, como quien dice, se hacían tres turnos, no paraba la fábrica. Se vendía, y se vendía y se vendía. Mañana, tarde, noche, ocho horas”, señala.
El 26 de enero la planta dejó de funcionar. Hace meses que cortaron la luz. Formalmente los empleados no fueron despedidos y todavía se les adeuda salarios, bonificaciones y aguinaldo. Hasta el momento el gobierno provincial les otorgó un subsidio y García manifiesta que está en gestiones para ponerla en marcha.
“Nosotros tomamos, nos bañamos, lavamos, regamos con agua mineral”, enfatiza Marcelo Vargas, oriundo de La Rioja. “Estamos como la Mariana Nannis acá, somos parientes de ella”, afirma Churrarín y la risa es a carcajadas y fuerte.
El ruido del agua
El pueblo está en silencio, imperturbable durante todo el día. El único ruido lo hace el agua en la fábrica. El agua suena.
“Nosotros todos los días renegábamos con esas máquinas, porque cuando no era que se rompía una cosa se rompía otra y dale, dale y así. Imaginate si tuviéramos máquinas nuevas. Estamos trabajando con agua perdida”, apunta Churrarín.
Insiste en que la fábrica no da pérdida y que ellos están en condiciones de ponerla a producir: “nosotros sabemos todo lo que tenemos que hacer, no necesitamos que venga García, si nosotros sabemos que lo que tenemos que hacer, mientras nos larguen la luz. Necesitamos los insumos y la venta”.
“Usted cuando va a trabajar, trabaja, usted a fin de mes quiere cobrar, ¿no?”, plantea Vargas.
Este es un conflicto que se desarrolla a 225 kilómetros de la capital y eso también se nota a la hora de las urgencias.
“Allá hay más presión”, agrega Cueto.
“Hemos ido casi todas las semanas a Neuquén, nos reuníamos allá, nos tocaban la espalda: “vayan nomás tranquilos que alguna solución vamos a encontrar”. Todavía estamos esperando”, remarca Marcos Poblete.
Todo a mano.
Elida Leiva es empleada desde 1988, cuando eran cinco los operarios. Ella tenía poco más de 20 años y pensaba jubilarse como operaria.
“Fue mi único trabajo, siempre trabajé acá. De arranque eso sí que era artesanal. La etiqueta se la tenías que pegar a mano, la botella era de vidrio, tenías que agarrar la botella y fijarte bien la dirección en la que le ibas a pegar la etiqueta. Todo, todo a mano. Artesanal mal”, recuerda.
Si el cierre de una fábrica es un problema, lo es aún más en un pueblo donde el que no pasó por la fábrica, cría animales o trabaja en la comuna.
La comisión de fomento tiene 59 empleados en la actualidad y se creó en 1975. Su presidenta, Gladys Pavón, explica que no puede absorber a los 17 trabajadores y fue quien gestionó que un grupo de ellos puedan construir bloques en el polideportivo.
“Para gastos de funcionamiento en la comuna tenemos 120.000 pesos, sumado a lo de sueldos que es un poco más. Me pasa mucho a veces ir a Neuquén, y que me digan por ahí en los organismos: ¿dónde queda Santo Tomás? Bueno, queda en el medio del desierto y es un oasis, es tranquilo, la gente es laburadora. Vos dejas las llaves puestas y no pasó nada”, indica.
La fábrica es parte de la identidad del pueblo. “Por eso la repercusión está y el dolor a veces, y la impotencia, no solamente de los que trabajaban ahí.
El empresario tiene deudas con los organismos: Banco Central, Iadep, el mismo Epen, AFIP, un montón de cosas que se fueron sumando y suman, aparte de la deuda en sueldos de las 17 familias. Hasta donde sé sigue habiendo la posibilidad de empezar en algún momento, de reactivar, nos han dicho la posibilidad de noviembre. Si es así, ojalá sea sí y no vuelva a pasar lo mismo. Con lo de la bloquera es una forma de contención”, subraya.
Los crianceros de los puestos vecinos a Santo Tomás están atravesando un período de sequía. Paradojas de un pueblo donde el agua siempre desbordó.
Pavón relata que en sus inicios Santó Tomás surgió debido a un aluvión: “una lluvia muy fuerte de muchas horas, donde cayó muchísima agua. Nosotros estamos en una olla, y por la gracia de dios tenemos agua de manantial que sale en vertientes, agua pura de manantial, agua mineral. La gente en ese tiempo estaba alrededor de las bardas.
Existe una laguna que se llama “El Piojo” y esa laguna de tanta lluvia se llenó, explotó y se llevó los puestos de alrededor”.
Así renació donde está hoy. Sudó y brotó.
Fundación y superficie.
1975
fue el año en que se creó por decreto del gobernador Felipe Sapag (MPN) la comisión de fomento de Santo Tomás.
253
habitantes había en la comunidad en ese entonces.

7.500
hectáreas era el territorio sobre el que tendría jurisdicción la comisión de fomento.
La promesa de reactivación de la fábrica con otro inversor.
“Estamos muy cerca de volverla a poner en marcha, dentro de treinta días está nuevamente en producción”, aseguró Néstor García, dueño de Embotelladora Neuquén SRL que cerró sus puertas hace casi ya un año.
Agregó: “Hemos podido hacer convenios con algunos supermercados nacionales, y vamos a exportar también. Fue un problema de inversiones, nos faltó capital de trabajo, y bueno llegó un momento que hubo que parar por falta de materia prima. Hoy las cosas han cambiado y estamos muy cerca de ponerla en marcha, yo creo que antes de treinta días está en producción nuevamente, completa.”
Consultado sobre si se van a volver a contratar a las 17 personas que quedaron desempleadas, García respondió: “Sí, sí, sí, sí, todo el mundo quiere seguir porque no hay otra actividad ahí.”
El ministro de Producción y Turismo, José Brillo, también se manifestó optimista: “Estamos buscando un grupo inversor que le dé una cuota de financiamiento importante a la planta. Ya lo tenemos estamos avanzados con este tema, no está cerrado todavía pero podría estar cerrado la semana que viene.”
El gobierno provincial les otorgó a los trabajadores un subsidio de 5.000 pesos durante tres meses para paliar la situación, y uno de 2.300 pesos este mes.

Publicado en Diario "Río Negro", 14/10/2017.

LA ARGENTINA: ELECCIONES DESDE EL REGRESO DE LA DEMOCRACIA 1983.

Agrandar si se desea visualizar mejor.