GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

sábado, 10 de diciembre de 2016

CARLOS BALMACEDA: La brutal Carta abierta de un dramaturgo a un desmemoriado Luis Brandoni.

CARLOS BALMACEDA:  La brutal Carta abierta de un dramaturgo a un desmemoriado Luis Brandoni.

El sociólogo, dramaturgo y escritor Carlos Balmaceda le contestó a través de una Carta abierta a la presunta indignación del actor Luis Brandoni por una foto que se sacó Cristina Fernández de Kirchner con una boina blanca, símbolo del radicalismo.
Pruébemelo, señor Brandoni, y le aseguro que lleno la ficha de afiliación a la UCR.
La alienación, estimado Luis Brandoni, es ese mecanismo por el cual uno se experimenta ajeno a sí mismo. O sea, cuando uno se ve a sí mismo, en sus ideas, en sus hábitos, en sus vínculos, como algo absolutamente distinto a lo que en realidad es.
Usted se horroriza de Cristina con boina blanca y se hace cruces por la corrupción del gobierno kirchnerista, pero en ese espejo deforme que se ha puesto adelante, no ve su propio silencio, su complicidad, con el gobierno de la Alianza: en tan solo dos años, 39 muertos, represión, estado de sitio, hambre y una ley contra la clase trabajadora conseguida a través de coimas, para coronar la entrega del patrimonio nacional de la mano de Domingo Cavallo, el arquitecto de esa segunda década infame de nuestra historia.
Se ve, a usted y su partido, inmaculados, porque no solo ha borrado de su memoria, de su ser, estos antecedentes, sino que no acepta que marcha de la mano del que tal vez se convierta en el gobierno más vendepatria de nuestra historia.
Reclama para usted y los suyos la herencia de Yrigoyen y de Illía, incluso comete la osadía de afirmar que Alfonsin hubiera votado a Macri, y en este pase de magia, se obliga a que las piezas de su dominó político y existencial vayan cayendo una por una, hasta revelarnos su verdadera cara.
Apoya usted a un gobierno que ha entregado una riqueza nacional como la energía a una multinacional, y sin despeinarse, sigue reclamándose heredero de Hipólito Yrigoyen. Nada menos que de don Hipólito, que al fundar YPF, sostuvo lo siguiente “Se reserva, pues, para el estado, en razón de la incorporación de estas minas de petróleo a su dominio privado, el derecho de vigilar toda explotación de esta fuente de riqueza pública, a fin de evitar que el interés particular no la malgaste, que la ignorancia o precipitación la perjudique, o la negligencia o la incapacidad económica la deje improductiva, para lo cual se adoptan en el proyecto disposiciones que fijan y garantizan un mínimo de trabajo y las formas convenientes de realizarlo. Con el mismo concepto se ponen trabas a la posible acción perturbadora de los grandes monopolios”.
Dígame si encuentra un parecido entre esta afirmación de independencia nacional y cualquier acción de Aranguren, gerente de Shell. Pruébemelo, señor Brandoni, y le aseguro que lleno la ficha de afiliación a la UCR.
Sacrílego es para usted que Cristina Fernández de Kirchner junte sus manos en saludo alfonsinista, pero no lo es que Susana Malcorra reconozca tácitamente la soberanía inglesa al sellarnos el pasaporte como si fuéramos extranjeros en las Malvinas, o que al referirse a las islas, escriba “invadir” en un documento oficial, en vez de “recuperar” esa tierra irredenta.
Dónde cree usted que se ubica cuando blande su crucifijo contra el kirchnerismo, ¿del lado de Malcorra, sospechada de agente directa de la CIA o de Arturo Illía que con la resolución 2065 consiguió un avance definitivo hacia la recuperación de esas islas?
¿Está usted seguro de estar del lado correcto cuando apoya al gobierno de Macri, que ve con beneplácito la instalación de bases militares yanquis en el país, sometido como está al designio de los Estados Unidos, mientras que Illía se negó a enviar tropas a República Dominicana respetando el principio de no intervención?
Tan enorme y patético es su odio que no ha dudado en llamar a Axel Kicillof “minúsculo canalla” mientras Alfonso de Prat Gay licúa salarios con una inflación que duplica la del kirchnerismo, devalúa para favorecer a los sectores concentrados y no se ahorra expresión injuriosa para hablar de los trabajadores estatales despedidos, a los que llama “grasa de la militancia”.
Dice, con la cólera de los rencorosos, que el peronismo no es democrático que “si uno no piensa como ellos, es su enemigo”, sin que se le mueva un músculo de la cara ni una idea de su cerebro. Disparos contra militantes en un acto de Nuevo Encuentro, balaceras contra unidades básicas, requisas permanentes a los jóvenes de barriadas populares, detención fuera de todo orden legal de Milagro Sala, represión a pibes de una murga, todos episodios que en doce años no ocurrieron durante el gobierno de aquellos que “no son democráticos”, y que sí ocurrieron en diez meses del gobierno que usted apoya.
Es más, los nazis pueden pasearse por la casa de gobierno, dar clases en una escuela de Morón, evadir la condena del intendente de Mar del Plata, cuando atacan a distintos grupos de esa ciudad. ¡Los nazis! Aquellos mismos que cubrieron de sangre y oprobio con sus “pogroms” las calles de Buenos Aires en 1919, desgastando al gobierno del propio Yrigoyen, y a usted, todo esto, no le merece mención ni prevención.
Cristina lleva la boina blanca de los revolucionarios que dieron sus vidas en el ´90 para que el voto fuera universal y secreto, y lleva la boina blanca de los que dieron sus vidas en el ´30, asesinados y cortadas sus orejas como trofeos, porque, decían sus asesinos, eran “orejas de Peludo”, como el mote de don Hipólito.
Hay una continuidad histórica entre aquellos y ella. Hay una continuidad histórica que se hace carne en cada biografía. Lo sé porque fui radical, porque así como aplaudí el juicio a los comandantes de la represión, porque así como celebré cada acto de libertad del alfonsinismo inicial, repudié el punto final, la obediencia debida y la economía de guerra que cedió ante el FMI la soberanía de nuestras finanzas.
Desconcertado después en los noventa, huraño y desconfiado por ese triunfo de la antipolítica, la historia volvió a encarnarse en mí cuando el hilo de los movimientos populares fue recompuesto por un hombre, primero, y por una mujer, después.
Más tarde que yo, pero nunca definitivamente tarde, los radicales que estaban allí, en Atlanta, celebraban no ya a esa mujer, no ya la adhesión al peronismo, sino la propia reconstitución de su ser en el tren de la historia.
La alienación, le decía, Brandoni, ese concepto que nos legó el compañero Marx, nos hace ver rubios cuando somos negros, altos cuando somos petisos y dignos cuando no lo somos. Rubio y alto, su espejo merece verse así al menos en esos dos atributos, pero haga un esfuerzo de imaginación, le pido, para vérselas con el tercero.
Uno nunca termina de hacerse en su propia salsa, uno es con la historia, se hace con ella, se revisa, se critica, se cambia y se entrega a estadios que lo van dignificando y permitiéndole encontrarse con compañeros cada vez más dignos de lucha. En un retroceso extraordinario, usted se ha encontrado, como diría el tango, pasando del brazo con quien no debe pasar; su historia de lucha, de coraje, de reivindicación de los derechos de los actores ha quedado trunca (si hasta me cuentan que insidiosamente quiere ir con formas poco democráticas contra los avances logrados en estos doce años en la Asociación de Actores y en SAGAI), y, como en una contradicción zoológica, invierte la parábola del elefante: recuerda para adelante y camina para atrás.
La condena de los alienados como usted, son los otros, (siempre es el otro la condena y el consuelo, después de todo). Porque el otro, que vendría a ser yo, las multitudes, los que se encuentran entre boinas blancas y bombos, persisten tozudamente en su ser, coronan con acciones y con ideas los puntos de ese mapa que es la historia, y le reflejan a usted en una imagen en la que está obligado a verse.
No es con palabras que uno puede disponer de la realidad, es con acciones, con resultados, con idas y venidas dialécticas, con un hacerse permanente con los otros.
De manera que si usted farfulla, grita y afirma sus ideas, alejándose tan obstinadamente de la realidad, es porque en verdad necesita, mire qué ironía, un relato en el que usted sigue siendo ese tipo valioso de los setenta, que se la jugaba contra el orden neoliberal que hoy apoya con un irritante entusiasmo.
Necesita un relato en el que usted, actor al fin de cuentas, es un personaje, pero, pirueta final de la alienación, no es el personaje que usted cree ser, es más ni siquiera es la víctima de alguien “comido” por el personaje. Usted dispara sus últimos cartuchos existenciales creyendo que es el Gallego Soto, y no es más que Muzzicardi.

De la resistencia épica al grotesco criollo, de un revolucionario a un corrupto vinculado con la corrupción del Proceso. Digamos que en realidad, Muzzicardi le sienta bien, después de todo, usted, Luis Brandoni, apoya al hombre que se hizo multimillonario durante la dictadura y que proveía de vehículos a los grupos de tareas para sus secuestros.

http://www.enorsai.com.ar/politica/19789-la-brutal-carta-abierta-de-un-dramaturgo-a-un-desmemoriado-luis-brandoni.html

Así amaneció el monumento de Roca en Bariloche.

La postal del día en el Centro Cívico captada por la lente de Chino Leiva. Preparan el monumento para colocar el pino de Navidad.


El monumento de Julio Argentino Roca volverá a ser cubierto con el pino de Navidad pero esta vez, el municipio decidió “embalarlo” previamente”.

Con cartones se cubrió el cuerpo del expresidente argentino y líder de la Conquista del Desierto y parte del caballo.

La estructura del pino navideño desde hace 4 años se coloca sobre el monumento y cada vez, genera polémica.

Publicado en Diario "Río Negro", 7/12/2016.

10 de diciembre de 2015: El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, tuvo que asumir por 12 horas la presidencia el 10 de diciembre de 2015.

Las redes saludan el aniversario de la "Presidencia Pinedo".

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, tuvo que asumir por 12 horas la presidencia el 10 de diciembre de 2015.
Federico Pinedo es un senador del PRO que ejerce la presidencia provisional del Senado y, en tal condición, le tocó hacerse cargo de la presidencia de la República durante 12 horas desde el primer minuto del 10 de diciembre de 2015. Al mediodía juró Mauricio Macri, el presidente electo y la situación fue forzada ante la negativa de la saliente mandataria, Cristina Fernández de Kirchner, de entregarle los atributos de mando al ganador en las elecciones.
A raíz de esto, las redes han insistido en bromear con "la mejor preisdencia del siglo XXI hasta la fecha". Inclusive, MDZ, ese día, entrevistó al mendocino que "pudo comprarse un auto con Pinedo presidente".
Las redes no se olvidan del aniversario y, mientras la gestión Macri cosecha críticas y aplausos, Pinedo resulta ilesos sin tener, hasta ahora, detractores. 

viernes, 9 de diciembre de 2016

Emilio Monzó, advirtió que “el peronismo puede unirse”. Lo hizo en diálogo con TN.

Así lo afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, en plena tensión con el Presidente. “Soy peronista, Mauricio lo sabe desde el primer día”, dijo.
Tras la derrota de Cambiemos en el Congreso por el proyecto de Ganancias, el presidente de la Cámara de Diputados,,  donde reflexionó sobre el resultado de la votación.
“Preveía que los proyectos de la oposición iban a caer todos en conjunto porque era mucha la distancia desde lo político y de los números”, afirmó Monzó.
Sobre el triunfo del proyecto de la oposición, expresó por Todo Noticias: “Cuando nos reunimos decidimos que, si bien teníamos abierta la negociación para acercarnos, estábamos muy lejos del proyecto de Massa y nunca pensamos que el Frente Renovador pudiera llegar a un acuerdo con el kirchnerismo. Fue una sorpresa que ganara el proyecto de Kicillof”.
Asimismo, Monzó advirtió a Cambiemos: “Hay un alerta por un lado: que el peronismo puede unirse. Por primera vez en el recinto se ven los diputados unidos en una votación”.
Y volvió a criticar la estrategia de Cambiemos: “Fue un año perdido en cuanto a ampliar la base de Cambiemos. Porque hay mucha posibilidad de que peronistas puedan ocupar el espacio de Cambiemos y eso se va a ir perdiendo si no mostramos interés. Esto que ocurrió puede ser una señal de alerta. Hay que ampliar la base. Voy a seguir con esta idea”.
  1. Publicado en ADN RÍO NEGRO, 9/12/2016.

9 de diciembre de 1892: nace el abogado e historiador argentino José Luis Busaniche. Busaniche es uno de los exponentes más destacados de la corriente denominada Revisionismo histórico en Argentina.

Dr. José Luis Busaniche (1892-1959).
Nació en Santa Fe, el 9 de diciembre de 1892. Era hijo del doctor Julio Busaniche y de Julia Lassaga. Educado en su casa pasó por la escuela de Ramírez hasta ingresar en 1903 como alumno externo al Colegio de la Inmaculada Concepción. En 1909 salió del establecimiento jesuita y continuó los estudios en el Colegio Nacional hasta recibirse de bachiller.
A los 20 años publicó un artículo en la prensa local que fue elogiado por Gustavo Martínez Zuviría. Se graduó de doctor en derecho y ciencias sociales en la Facultad de Ciencias Jurídicas de Santa Fe en 1919. Su tesis versó sobre Marcas de fábrica y patentes de invención. En 1923 viajó por Europa, durante varios meses, visitando Italia, Francia y Bélgica. De regreso, al año siguiente, desempeñó una cátedra de francés en Colegio Nacional “Simón de Iriondo”.
En 1925 fue nombrado subsecretario del Ministerio de
Instrucción Pública y Economía. En tal carácter, se ocupó de la reforma del plan de estudios de las escuelas normales de la provincia. En ese mismo año, fue designado Defensor General, y tras la renuncia del cargo anterior, se lo nombró delegado del gobierno de Santa Fe, ante la Exposición Ibero Americana de Sevilla. Viajó por Portugal, España e Inglaterra.
Ocupó cargos importantes en la Administración Pública: fue profesor de historia argentina en la Facultad de Ciencias de la Educación, en Paraná, director de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional del Litoral, profesor de la materia en la Escuela Normal Superior de Paraná, y del Instituto Nacional del Profesorado de esa ciudad.
De nuevo fue subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública y Fomento en su provincia y secretario de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos (1938), bajo la presidencia del Dr. Ricardo Levene. Formó parte del cuerpo docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires como profesor adjunto de Historia Argentina y en el Colegio Nacional Buenos Aires.
Suficientes títulos acreditaban para que se incorporara en 1931, como miembro correspondiente por Santa Fe, a la Junta de Historia y Numismática Americana donde pronunció una conferencia sobre Formación histórica del Pacto Federal. Política Interprovincial. 1829-1831. Renunció a ese cargo en 1941.
Fue conocedor de los grandes historiadores europeos, desde Carlyle a Taine, manejaba a Gvoch, Aulard, Bainville, Fustel de Coulanges, Menéndez y Pelayo, Unamuno y Gabriel Hanotaur, entre otros.
Dejó una abundante bibliografía relacionada con el pasado argentino desde el punto de vista político, militar y diplomático. Sus obras son: Santa Fe y el Uruguay desde la Revolución de Mayo hasta la constitución de la República Oriental (1930); Noticia preliminar y notas suyas al Diario de don Manuel Ignacio Diez de Andino. Crónica santafecina. 1813-1822 (1931). En 1936 se hizo acreedor a un premio de la Comisión Nacional de Cultura por su libro El bloqueo francés de 1838 y la misión Cullen, que reeditó en 1945. Le siguió Estanislao López y el Federalismo del Litoral (1937); Estudio Preliminar a Representación Nacional de Santa Fe. 1828-1829. Actas y otros documentos (1938). Dio además a la imprenta: Lecturas de historia argentina; Relatos de contemporáneos 1827-1870 (1938) reeditada con el título Estampas del pasado. Lecturas de historia argentina (1959). Publicó también: Domingo Cullen (1940); San Martín visto por sus contemporáneos (1942); San Martín vivo (1950); Rosas visto por sus contemporáneos (1955); Bolívar visto por sus contemporáneos (1960).
Atraído por la literatura de viajeros extranjeros en la Argentina efectuó numerosas traducciones como la de Lina Beck Bernard, William Mac Cann, Arséne Isabelle, William Yates, Thomas J. Page, J. A. B. Beaumont, Alejandro Caldeleugh, Juan Parish Robertson y su hermano Guillermo, Martín de Moussy, Xavier Marmier, Jean Adam Graaner, Thomas Woodsine, Hinchtiliff y Lauchlan Bellingham, a las que le puso prólogo y realizó anotaciones a los mismos.
Fue relator del II Congreso Internacional de Historia Americana (1937), y vocal del Congreso Regional de Historia Sanmartiniana, organizado por la Universidad Nacional de Buenos Aires (1949). Colaboró en “Humanidades” de La Plata, “Boletín del Instituto de Investigaciones Históricas”, “Boletín de la Comisión de Museos, Monumentos y Lugares Históricos”; “Verbum”; “Boletín de la Junta de Historia y Numismática Americana”, diarios “El Litoral”, de Santa Fe y “La Nación”, de Buenos Aires.
Fue dueño de una importante, selecta y rica biblioteca. Falleció en Olivos (Prov. de Buenos Aires), el 18 de mayo de 1959. Estaba casado con Susana Barrier. “Poseía –dice Rafael Alberto Arrieta- una cultura muy extensa y una sensibilidad muy afinada. El permanente estudio no lo alejaba de la historia de las literaturas europeas”. Un libro póstumo Bolívar visto por sus contemporáneos, fue editado en México.
Fuente

Cutolo, Vicente Osvaldo – Novísimo Diccionario Biográfico Argentino – Ed. Elche, Buenos Aires (2004).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Fuente de información; Portal www.revisionistas.com.ar

jueves, 8 de diciembre de 2016

El 8 de diciembre de 1980: Mark David Chapman mataba al ex Beatle en Nueva York, John Lennon.

John Winston Lennon  nacido en Liverpool, Inglaterra el 9 de octubre de 1940 fue un músico y compositor inglés que saltó a la fama como uno de los miembros fundadores de Los Beatles.
Hijo de Julia Stanley y de Fred Lennon, un marinero que se pasaba largas temporadas en alta mar y que no vio a su hijo hasta cinco años después de su nacimiento.
A partir de mediados de los años 50 el joven John Lennon comenzó a escuchar música escuchando músicos del rock’n’roll y admirando a Elvis Presley, Lonnie Donegan, Buddy Holly, Chuck Berry y soñando con formar una banda de música.
En 1955 Lennon formó su primer grupo de skiffle llamado The Blackjacks que le cambiarían por el, nombre The Quarrymen.
Corría el año 1957 John Lennon conoce a un muchacho llamado Paul McCartney luego se sumaría George Harrison y nacería el embrión de la popular banda de todos los tiempos:  The Beatles.
“En una de estas actuaciones son vistos por Brian Epstein, un comerciante que dirigía una tienda de discos, quien les consigue una sesión con George Martin, un productor de la EMI dedicado a buscar nuevos talentos. En las audiciones, Martin decidió que no le gustaba cómo tocaba Pete Best y el resto del grupo decidió darle esquinazo con tal de grabar el disco y metieron a Ringo Starr. En septiembre de 1962 se graba Love me do que obtiene un aceptable éxito y llega al Top 20 de sencillos, lo que les abre el camino para iniciar una exitosa gira nacional. Ya en 1963, Please, please me llega al número uno en Inglaterra y la fama de The Beatles empieza a crecer desmesuradamente.” (metapedia).
Luego de la separación de Los Beatles.  Lennon se establece en los Estados Unidos en 1971, Lennon y se convirtió en un activista político que aparecía muy frecuentemente al lado de Yoko Ono en manifestaciones anti-belicista.
En 1971 se mudó a Manhattan, donde su oposición a la guerra de Vietnam dio lugar a numerosos intentos por parte del gobierno de Richard Nixon de expulsarlo del país; mientras, sus canciones fueron adoptadas como himnos por el movimiento contra la guerra y la contracultura.
John Lennon fue un problema para la CIA y el gobierno norteamericano desde que, a mediados de los 60.
En septiembre de 1957 y en la Liverpool Art College, John conoció a Cynthia Powell, con quien contrajo matrimonio el 23 de agosto de 1962. En abril de 1963 nació su hijo Julian. En la escuela de arte también conoció a Stuart Sutcliffe. Cynthya y John, quien ya había comenzado una relación con la japonesa Yoko Ono desde 1966, se divorciaron en el año 1968. El 20 de marzo de 1969 Yoko y John se casaron en Gibraltar y tuvieron un hijo, Sean.
Una publicación del diario The Telegraph, Chapman aseguró que el sujeto había admitido tener una mente psicópata, por lo que mató a Lennon para, según sus palabras, "poder ser alguien". Chapman está condenado a cadena perpetua.
Hace unos años el asesino de Lennon contaba: "Él salió de su casa y esto es una parte que realmente lamento que haya sucedido. Él salió y yo tenía su álbum con una pluma y le pedí que me firmara el álbum. Se tomó su tiempo. Me preguntó si quería otra cosa. Su esposa había salido con él, estaba esperando en una limusina y eso es algo que a menudo reflexiono sobre cómo era tan decente con un extraño. Firmó el álbum y me lo devolvió, luego entró a la limusina”. Ese día se alejó al recibir el autógrafo, pero volvió en la noche con una pistola. Cuando Lennon regresó a su departamento y pasó junto a Chapman, este sacó el arma y le propinó varios disparos en la espalda.
A las 22:50 horas del 8 diciembre de 1980, fue abatido por cuatro disparos realizados por Mark David Chapman frente al edificio The Dakota en Nueva York, donde residía con su esposa Yoko Ono. Trasladado al Roosevelt Hospital, John Lennon falleció a las 23:07 horas.

Su cuerpo fue incinerado en el Cementerio Ferncliff en Hartsdale, Nueva York. Ono esparció sus cenizas en Central Park.



El 8 de Diciembre de 1829: la sala de representantes proclamó a Juan Manuel de Rosas gobernador de Buenos Aires otorgándole las facultades extraordinarias y el título de Restaurador de las Leyes.

El 8 de Diciembre de 1829: la sala de representantes proclamó a Juan Manuel de Rosas gobernador de Buenos Aires otorgándole las facultades extraordinarias y el título de Restaurador de las Leyes.

Nació en Buenos Aires, el 30 de marzo de 1793, en la vieja casona de la calle Santa Lucía –antiguo Cuyo y actual Sarmiento-.  Era hijo de León Ortiz de Rosas, administrador de las estancias del rey y capitán de su ejército. Su madre, Agustina López de Osorno, pertenecía a una familia de estancieros de la campaña bonaerense.
El Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas fue amado por sus seguidores con el apoyo de hacendados, saladista, grandes comerciantes, ganaderos, estancieros, terratenientes autonomistas y de los sectores populares un caudillo nacional; y también fue temido y odiado por sus opositores, quienes lo llamaron tirano y dictador.
En materia de comercio, no afectó el poder de los comerciantes ingleses de Buenos Aires, lo cual explica que éstos lo apoyasen.
La Legislatura de Buenos Aires proclamó a Juan Manuel de Rosas como Gobernador de Buenos Aires el 8 de diciembre de 1829, honrándolo además con el título de "Restaurador de las Leyes e Instituciones de la Provincia de Buenos Aires" y en el mismo acto le otorgó "todas las facultades ordinarias y extraordinarias que creyera necesarias, hasta la reunión de una nueva legislatura". No era algo excepcional: las facultades extraordinarias ya les habían sido conferidas a Manuel de Sarratea y a Rodríguez y también a Viamonte.
El exilio de Rosas. (publicado en www.elhistoriador.com.ar)
El buque Conflict en el que viajaba Juan Manuel de Rosas arribó a Plymouth el 26 de abril de 1852, comenzando así el largo exilio de Rosas en Inglaterra. Allí, Rosas fue recibido oficialmente con disparos de cañón. Por estos recibimientos, el gobierno inglés recibió interpelaciones del Parlamento. Entonces, lord Malmesbury negó que se hubiesen impartido órdenes en tal sentido, pero aseguró que las autoridades locales donde había desembarcado habían querido dar honores a quien había acogido cordialmente a los súbditos del rey. En carta a Rosas, Malmesbury le indicaba: "puede V.E. establecerse donde quiera y vivir en perfecta seguridad bajo la protección de las leyes inglesas".

Bienvenido entonces, el "restaurador de las leyes", quien había sabido ser el hacendado más opulento de Buenos Aires, se encontró en una precaria situación económica, ya que en Buenos Aires, el gobernador provisional y su ministro Alsina confiscaban todos sus bienes. Por un tiempo, hasta que se pudo revertir en parte esta medida, Rosas se vio en aprietos. Cuando logró hacerse de algún dinero enviado desde Buenos Aires, arrendó una propiedad en las afueras de Southampton, propiedad de su amigo Lord Palmerston. Él mismo dirigió la nueva actividad, hizo cercar el fundo, construir su casa, tres ranchos grandes y dependencias, galpones, corrales, palenques, compró vacas, cabras, ovejas y puercos, e hizo sembrar una arboleda.

Mientras tanto, en Buenos Aires, se le declaraba reo de lesa patria y se le sometía en ausencia a los tribunales locales y hasta se le condenó a la pena de muerte, que se realizaría en Palermo, una vez que el gobierno inglés cediera a su extradición. Ello no ocurrió, pero no le evitó las penurias. Uno de sus primeros biógrafos, Adolfo Saldías, escribió hacia fines del siglo XIX: "Vivió librado al trabajo diario en su retiro de Swarkling, en vida modestísima, frugal  y severa, resignado con su suerte, sin hacer vanos alardes,sin proferir jamás quejas, sin acusar a nadie. Muy pocos extraños sorprendieron su soledad, que sólo la presencia de sus hijos le alegraba. Algunos de sus compatriotas
le asignaron una anualidad que hacía llevadera su miseria". Así fueron los últimos días de Rosas, hasta su muerte ocurrida el 14 de marzo de 1877, a los 84 años.

En esta oportunidad, recordamos su desembarco en Plymouth, el 26 de abril de 1852, con sus confesiones sobre la forma en que llevó sus últimos años de vida.

Fuente: John Lynch, Juan Manuel de Rosas, pág. 323; cita Rosas a Josefa Gómez, 7 feb. 1864, 7 jul, 1865, Cartas del exilio, 49, 131.

"Mi economía en los doce años corridos ha continuado siempre tan severa como parece imposible al que no ha estado cerca de mí. No fumo, no tomo rapé, ni vino ni licor alguno, no asisto a comidas, no hago visitas ni las recibo, no paseo ni asisto al teatro ni a diversiones de clase alguna. Mi ropa es la de un hombre común. Mis manos y mi cara están bien quemadas y bien acreditan cuál y cómo es mi trabajo diario incesante, para en algo ayudarme. Mi comida es un pedazo de carne asada y mi mate. Nada más."
Juan Manuel de Rosas


Fuente: www.elhistoriador.com.ar