GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

martes, 5 de enero de 2016

El agua les cambió la vida. Pobladores de algunos campos de la Región Sur rionegrina tienen por primera vez un servicio básico como el del agua potable. Hubo que trabajar mucho para que llegue a sus predios, donde ya planean huertas y baños con más confort. Un criancero tenía que acarrear 220 baldes de 20 litros cada día para sus animales.

"Ahora sí vale la pena vivir en el campo", sostiene María Caril, una campesina de la zona de Jacobacci que hace poco más de un mes fue beneficiada por una obra de captación, conducción y almacenamiento de agua que le permitió mejorar sustancialmente su calidad de vida.
Desde hace 47 años María habita una humilde vivienda a unos 5 kilómetros del casco urbano de esta ciudad. Allí cría unas 60 cabras y 25 ovejas en un terreno fiscal. Según cuenta, llegó a ese lugar cuando era bebé y con el paso de los años tomó la posta que le dejó su padre. Allí crió a sus cinco hijos y continuó hasta ahora luchando contra numerosas adversidades como la intensa sequía que la dejó prácticamente sin animales, el temporal de lluvia que azotó la zona en abril de 2014 y que le provocó el derrumbe de una gran parte de su casa.
Abrir la canilla y regar el patio no era nada fácil. Ahora pueden hacerlo y piensan en cómo sus rutinas irán cambiando.

Sin embargo nunca bajó los brazos. Su fuerza de voluntad y su optimismo le hacen mirar siempre para adelante. "Tuvimos que soportar muchas cosas malas… pero eso ya pasó. Hoy la situación es mejor que hace unos años. El poder tener agua todo el día y en la puerta de la casa me ha cambiado la vida. Hace que valga la pena vivir en el campo. Siempre sacamos agua del jagüel con un balde y así les dábamos a los animales y también teníamos que traerla a la casa para poder cocinar, lavar la ropa, para el aseo personal, etc. Ahora sólo tenemos que abrir la canilla. Además tenemos dos tanques de reserva. Me ha solucionado un gran problema", señala mientras levanta en sus brazos a su primera y única nieta Eugenia, de un año, que la visita periódicamente.
María integra la Cooperativa Ganadera Indígena y fue la primera beneficiaria del Programa de Asistencia a las Poblaciones Afectadas por la Erupción del Volcán Puyehue que lleva adelante la Cooperativa de Agua y Otros Servicios Públicos de Jacobacci junto a esta organización de productores y que comprende obras de captación, conducción y almacenamiento de agua.
La obra que se ejecutó en su campo la motiva a proyectar. Con mucho esfuerzo y la ayuda de sus hijos está reconstruyendo su vivienda y sueña con poder construir una mesada con una bacha e instalar una canilla en la nueva cocina que diseña. También un baño instalado, aunque admite que los costos que debe afrontar para poder hacerlo son "muy elevados y se me hace difícil. Pero vamos a ver… quizá lo puedo hacer de a poco".
Por otro lado quiere reflotar una vieja tradición que inició su padre y luego ella continúo hasta que la provisión de agua se lo permitió. "Conseguí 15 arbolitos. Son olmos y los voy a plantar cuando crezcan un poco más. También estoy pensando en hacer una huerta. Acá, antes cosechábamos papas, zanahoria, lechuga, tomate….. verduras para consumir en la casa. Lo que sí tengo que conseguir primero es alambre para realizar un cerco porque sino las chivas me la comen. Pero lo voy a hacer", sostiene sonriente.
La gente de la Cooperativa en pleno trabajo para que los pobladores tengan agua. La tarea es ardua, pero el resultado es fenomenal.

A unos 50 kilómetros al sur de la casa de María Caril, Juan López cría unas 540 chivas en un campo recuperado por su familia, pero sólo 200 son de su propiedad. Juan vive solo en medio de una pampa, en la zona de Colitoro, donde el agua es muy escasa. Hasta hace unos años, tenía que llevarla desde Jacobacci en un camión cisterna para poder darle a sus animales y para su consumo. Hasta que personal de la Cooperativa de Agua, a través de un proyecto de Ley Ovina le construyo un jagüel. "El jagüel me sirvió para que no tenga que acarrear más agua del pueblo. Fue un trabajo que hice durante siete años. Hasta que me pusieron el sistema de bombeo, hace poco más de un mes, tenía que sacar 220 baldes de 20 litros por día para darle a los animales. Me llevaba mucho tiempo y quedaba destruido, pero tenía que hacerlo sí o sí porque cuando al animal le falta el agua se te enflaquece y se te muere. Esta obra me ha cambiado mucho y vivo más tranquilo", afirma.
Diariamente el hombre recorre el campo pastoreando sus animales y al mediodía los arrea para la zona donde se ubican los bebederos para que se puedan hidratar.
El campesino recuerda que cuando sacaba agua con el balde del jagüel, el líquido salía turbio. "El agua se revolvía y se ensuciaba. Esperaba que se aclare para poder tomarla o para lavar la ropa o cocinar. Ahora sale limpita. Es una garantía este sistema que me pusieron". Juan admite que por el momento y debido a la gran erogación que debe realizar, no tiene pensado construir un baño instalado ni reformas en su vivienda, aunque sí proyecta comenzar a construir una pequeña huerta.
Desde lo más simple, el agua llegó como una bendición para esta parte de Río Negro, donde abrir la canilla y conseguirla era un tema lejano.
Durante décadas, las acciones del Estado contribuyeron de alguna manera para que la gente emigre de las zonas rurales y se radique en los grandes poblados. Claro que también ayudó mucho para el despoblamiento de los campos, la crisis del sector ganadero derivada de la sequía y la ceniza volcánica.
Históricamente los pobladores de las zonas rurales, esencialmente quienes habitan los campos, estuvieron prácticamente abandonados. Desde el Estado no existieron políticas concretas para mejorar lo habitacional, los caminos vecinales, las comunicaciones, etc…. Sólo algunas acciones tendientes a dar respuesta en lo productivo.
En forma paralela, las escuelas rurales fueron dotadas por sistemas eléctricos que les permitieron acceder a la televisión, internet, calefacción... comodidades que hacen muy placentera la estadía de los niños que nacen y se crían en viviendas muy humildes y con numerosas carencias y a los seis años ingresan a las escuelas.
Algunos campesinos admiten que es muy difícil que un niño del campo que ingresa a una escuela rural y accede a dormir en una cama confortable, no pasa frío ni hambre, puede bañarse diariamente con agua caliente, tiene televisión satelital e internet, puede utilizar un celular a través del servicio de whatsapp y comparte distintas experiencias con otros niños y que después de egresar de séptimo grado llega a un poblado y tiene acceso a una vida diferente, vuelva a vivir en el campo donde la mayoría de las viviendas son muy humildes y carentes del mínimo confort y a trabajar con los pocos animales que le quedaron a su familia.
Por eso en los últimos años el gobierno provincial y también desde Nación se han puesto en marcha distintos programas para mejorar la calidad de vida de los pobladores rurales para afianzar su radicación y fomentar la vuelta al campo de quienes se fueron a los pobladores.
El repoblamiento con ovinos y caprinos, la instalación de garrafones de gas y la instalación de equipos y molinos eólicos para generar electricidad, los programas de construcción y mejoramiento de viviendas y obras de captación y conducción agua, entre otras políticas que se vienen ejecutando, están teniendo un resultado muy positivo. Sólo resta que se puedan mejorar las comunicaciones. Este es un reclamo a gritos. Para ello hay que poner rápidamente en funcionamiento el valioso equipamiento vial que la provincia adquirió a través de la misma operatoria que los sistemas de agua y que administra el Ente de Desarrollo de la Región Sur.
Publicado en Diario "Río Negro" (edición Nro. 24217), lunes 4 de enero 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La diferencia de opiniones conduce a la investigación, y la investigación conduce a la verdad. - Thomas Jefferson 1743-1826.