GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ...
...." el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria." Leopoldo Marechal.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.

LA ARGENTINA DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA.
“Amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma.” Padre Leonardo Castellani.

“
"La historia es la Patria. Nos han falsificado la historia porque quieren escamotearnos la Patria" - Hugo Wast (Gustavo Martínez Zuviría).

viernes, 29 de marzo de 2013

Manuel García Ferré, nuestro AMIGUITUS.

ADIÓS A MANUEL GARCÍA FERRÉ (1929-2013).



Decía García Ferré: "Muchos me piden el regreso de Hijitus, sobre todo personas de entre 30 y 40 años. Para ellos Trulalá era un mundo de fantasías que sería bueno recuperar, sobre todo para que lo conozcan sus hijos".
Manuel García Ferré, nacido en  Almería, España, en el año 1929; se radicó en el país a los 17 años,  huyendo de la Guerra Civil Española;  falleció ayer durante una operación del corazón que se le practicó en el Hospital Alemán de esta Capital, al que había ingresado previamente para hacerse un chequeo.
Decía: "Llegué aquí con 17 años, me instalé en Congreso y caminaba mucho por el barrio, con más carencias que otra cosa. Pero siempre con ganas de aprender. Yo soy un autodidacta, por eso sé que la experiencia es la madre de la ciencia”.
Creador de riqueza y trabajo argentino; durante los años '70, llegó a tener "unos 50 dibujantes contratados para entregar un minuto por día" a la tira televisiva de "Hijitus", ya que "se hacían 18 dibujos promedio por segundo".
García Ferré comenzó trabajando en agencias de publicidad mientras estudiaba para ser arquitecto (carrera que dejó en tercer año), pero en sus tiempos libres se dedicaba a dibujar y a tratar de hacer que sus creaciones llegaran a los medios.
Su primera aparición por el año ´52  fue en la revista Billiken, editada por Atlántida, de la familia de Constancio Vigil con la aparición del linyerita Pi-Pío allí aparecían los personajes de Hijitus y Oaky que en el futuro de sus creaciones tendrían un papel principal.
Luego llegó la publicación infantil Anteojito en 1961, que se vendió durante más de tres décadas hasta el 2001 y competía con Billiken. Llegó a tener 2000 números.
 
 

 
En 1967 consiguió el salto a la televisión, adonde llevó la serie de dibujos animados Hijitus, la primera en la Argentina, que se transmitía por Canal 13 hasta 1974 un éxito total.
Hijitus fue la primera serie televisiva de dibujos animados de la Argentina y la más exitosa de Nuestra América, en toda su historia.
Luego vino el lanzamiento de una enciclopedia para niños y adolescentes (El libro gordo de Petete), el invento de Ferrer "Petete " apareció con la modelo argentina Gachi Ferrari  que compitió con el famoso Topo Gigio. La aparición de lo que sería Petete era una pareja de pinqüinos llamados Malvino y Argentina.
 
Fue creador de la publicación de revistas como "Muy interesante" y "Ser padres hoy". 
Como realizador cinematográfico, estrenó Mil intentos y un invento, La aventuras de Hijitus, Petete y Trapito, Ico, el caballito valiente, Corazón, las aventuras de Pantriste y Soledad y Larguirucho.
 
 
 

Entre sus filmes, Manuelita -basado en el personaje de María Elena Walsh- se destacó por haber sido el más taquillero del ‘99 (y haber sido el más convocante del cine argentino de los últimos 20 años) y por quedar como precandidata al Oscar del 2000.
Manuel García Ferre fue declarado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires el martes 22 de septiembre de 2009.
 
Hablar de García Ferré es hablar de sus creaciones que serán referencia y sonrisas del legado HECHO EN LA ARGENTINA.

PERSONAJES.
Decía García Ferré sobre Hijitus: "En mi oficina tengo una tira de papel con la evolución de Hijitus desde su origen. Son cuatro versiones: una de 1953, otras de 1960, 1975 y 2009. El primer Hijitus es un chico de expresión triste y la alta galera mágica, que le sirve para transformarse en el super-héroe Superhijitus, aparece muy maltrecha. A medida que pasa el tiempo la imagen va recuperando el humor hasta ser un personaje sonriente y afectuoso que arrastra un piolín con latas de conserva usadas.
A veces me preguntan por qué Hijitus sigue teniendo presencia no sólo acá, sino también en otros países del mundo. Es que cada episodio de Hijitus es una pequeña comedia humana dicha con humor. Me recuerda a  Chaplin, que tuvo una infancia triste, llegó a Estados Unidos sin nada y que, sin embargo, con talento y esfuerzo logró triunfar. Hijitus se convertía en Superhijitus "hacedor del bien".
"Mi planteo era contra qué lucharía Hijitus. Así fue que inventé a Neurus, que era un cúmulo de prepotencia, soberbia y ambición desmedida. Luego inventé a sus colaterales -Larguirucho, Serrucho y Pucho-, una trilogía de ratones. Eso también derivó a crearle un Pichichus a Hijitus.", agregaba García Ferré.
Pichichus, el fiel compañero de Hijitus era es el ultimo ejemplar de la raza ficticia "Pichichus Vagabundis".
 


El Comisario, un simpático personaje del interior del país, representante de la ley y del orden con un evidente acento correntino y siempre un mate en la mano. Acompañado  es un chamamé en acordeón y guitarra reproducidos de manera acelerada, mate en mano, amigo de Hijitus e inventor del verbo "rempinporotear" que amenazaba a los malos con el calabozo de Trulalá.
El Profesor Neurus, el malvado, la fuerza del mal, de la historieta de Hijitus. Pucho, ayudante del Profesor Neurus que vivía en los arrabales porteños, tanguero, con "pocas luces". Serrucho, otro ayudante de Neurus.
Larguirucho: Es el personaje  "entre el bien y el mal" acomodaticio a las situaciones, tan común en la vida real. Larguirucho tomó una fuerza muy especial, sobre todo en los adultos. Era inocente, bondadoso. Le dice refranes a Neurus. Se pone en doctor, cuando no tiene autoridad moral.
Oaki es un reflejo real: es el chico malcriado que cree que todo es fácil y sencillo porque los padres le dan todos los gustos.  Hijo del multimillonario Gold Silver. Cuando se ve demasiado controlado por Gutiérrez, el mayordomo, se hace amigo de Larguirucho que tiene mucha calle. Al menor inconveniente Oaky exclamaba: «¡Tiro, lío, cocha golda, lompo l'alma!» ("tiro, lío, cosa gorda, rompo el alma" en lenguaje infantil) y blandiendo dos revólveres lanzaba tiros al aire.
Otra malvada la bruja Cachavacha con su búho parlante y sus fórmulas mágicas para hacer el mal socia del profesor Neurus que siempre terminaban mal.
Kechum, primo rosarino de Pucho que al enojarse provocaba terremotos, era fuerza bruta.
 
Anteojito y su tío Antifaz que consiguió anunciantes de mate, ropa, autos, hasta del ferrocarril del Estado un verdadero éxito en Canal 9 durante seis años. De allí vino la  revista didáctica "Anteojito".
Dicen que Anteojito fue el autoretrato animado de García Ferré.
Otro personaje era Calculín.
 

LAS FRASES INVENTADAS POR GARCÍA FERRÉ.
Sombrero sombreritus, conviértete en Súper Hijitus. ¡Fu fuuu y chukuchukuchuku!. Las palabras mágicas de Hijitus para devenir en superhéroe. Luego, se metía en el sombrero, y salía transformado.
Tiro lío, cosa golda. Lompo l'alma: De Oaki, el bebé millonario cuyo padre, el aristócrata Gold Silver, lo descuidaba por completo.
Marche preso, desacatao. Lo voy a mandar a repimporotear al calabozo. Del comisario máxima autoridad de Trulalá, el pequeño pueblo donde vivían Hijitus y sus amigos.
Este que, profesor... De Pucho, el fiel y torpe ayudante del malvado profesor Neurus.
El libro gordo te educa, el libro gordo entretiene y yo te digo contento, hasta la semana que viene: De Petete, el pingüino de García Ferré.

Ju ju ja ju ja ju: La histórica risa de Larguirucho.  Hablá mas fuerte que no te escucho: También de Larguirucho. A pesar de sus largas orejas, tenía problemas de audición.
Oaki, hijo mío: De Gold Silver. Nunca sabía dónde estaba su hijo. Cuando lo buscaba lo llamaba con esta frase. También la usaba para retarlo.
¡Intríngulis-Chíngulis! ¡Uh! ¡Uh! ¡Uh! de Anteojito.
¡Cállate, retonto!: De Neurus  a Pucho aunque a veces la ligaba Largirucho.
 

La edad de la inocencia por Verónica Bonacchi.

Publicado en el Diario "Río Negro", 29-3-2013.

No existía el humor afilado de Los Simpsons. Ni el despliegue del 3 D. Ni siquiera había espacio para esos chistes de doble sentido con que nos nutrió Shrek para hacer reír democráticamente a niños y adultos. La infancia todavía era un territorio cerrado cuya frontera celosamente custodiada era la inocencia. Sí, los dibujitos y sus personajes eran sólo para los más chicos. En ese entonces, los adultos mantenían su mundo a una lejana y prudente distancia.
Manuel García Ferré, que alimentó aquel país de Trulalá y habitó aquellos tiempos, el de la edad de la inocencia, murió ayer a la mañana, durante una operación del corazón.
La voz suave, el bigote ancho y tupido, un par de anteojos, una boina siempre, corbata y pulóver cuello en V. Así se veía García Ferré, el creador de los personajes que acompañaron a millones de niños, o a la mitad de ellos en esa enfrentamiento que dividía aquel mundo en dos bandos: los de Billiken y los de Anteojito.
No importa de qué lado se ubicaran los pequeños. Los personajes de García Ferré eran (y son aún) de todos: ¿Quién no recuerda a Anteojito y Antifaz; a Larguirucho ("Pucho, hablá más fuerte que no te escucho"); a la bruja Cachavacha; al sabio Calculín; al triste Trapito; al simpático Petete?. ¿Quién no abrió los chocolates Jack esperando encontrar a alguno de ellos: Chifuleta, Dedo Negro, el boxitracio, el comisario, el Patriarca de los pájaros, Gold Silver, Pichichus, Serrucho?
Ferré, que había nacido en España - más precisamente en Almería el 8 de octubre de 1929-, llegó a la Argentina a los diecisiete años, huyendo del franquismo.
Ni bien se estableció en el país rindió las equivalencias del bachillerato y se anotó en la facultad de Arquitectura de la UBA. Pero el dibujo era lo que más le interesaba. Y un poco por vocación y otro por necesidad, empezó a ganarse la vida como free lance para agencias de publicidad, dibujando sus personajes, dándoles forma y vida; recorriendo redacciones de revistas para ofrecer las historias nacidas de su pluma.
Ferré siempre admiró a Charles Chaplin. Quizás porque había en ambos algo de esa melancolía inevitable del que ve y vive la guerra. Quizás porque a ambos les gustaba salir a la calle para nutrir su imaginación. "Chaplin –solía explicar él– decía que la vida nos da todo. Si usted va a un café y se sienta y mira, va a ver que el ridículo está ahí, la belleza, los enredos. Y yo he hecho lo mismo. He salido a buscarlos a la calle".
El dijo que fue allí mismo donde escuchó las frases que formaron parte de nuestro léxico de la infancia: "A repimporotear al calabozo", "desacatau", "Trulalá", "Intríngulis chíngulis", "cosa golda". Todas palabras que parecen ahora arrancadas de otro idioma, o pertenecientes a una secta: la de los que vivieron la infancia cincuenta, cuarenta o treinta años atrás.
En 1952, su recorrida por las redacciones dio frutos. Llegó a Billiken, con la recomendación de un dibujante y lo atendió Constancio Vigil. Vigil aceptó su primera creación: Pi-Pío, un pollito al que se le queda parte del cascarón en el cuello, en forma de collar, y que vivía en Villa Leoncia.
"Nos reuníamos semanalmente con Constancio para hablar sobre mis personajes. Para un joven en una ciudad desconocida, contar con los consejos de un hombre mayor como Vigil era algo que daba mucho apoyo e impulso. Me acuerdo que cada día me esforzaba más, porque sabía que enfrente tenía un juez muy severo", comentó en una entrevista con el diario "La Nación".
Poco después, en 1959, García Ferré creó su propia empresa de publicidad de dibujos animados (desde donde hizo además 800 jingles para la tevé) y, finalmente, en 1964 desarrolló su propia revista infantil, "Anteojito", que llegó a vender semanalmente 350 mil ejemplares. La revista se editó hasta 2002.
García Ferré se colgó también la medalla de crear el primer dibujito animado para la tevé: en 1967, Hijitus desembarcó en la pantalla chica. Se transmitió diariamente hasta 1974 y fue una de las más exitosas de América latina. Su característica música, preanunciaba la llegada de ese pequeño superhéroe del subdesarrollo. Un personaje al que Ferré le sumó características propias: "Hijitus siempre arrastraba un montón de latitas, como yo cuando era chico. Como era la guerra y no había juguetes, yo me había hecho algo parecido".
Algo similar ocurrió con "El libro gordo de Petete". Acompañado de Gachi Ferrari, el pequeño personajito (un bebé pingüino) que interactuaba con la modelo y actriz. Y ese simple recurso transformó al corto de 1 minuto en un éxito no sólo en el país, sino también en Uruguay, Perú, Bolivia, Brasil, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador, México, Puerto Rico y España.
Aunque en los últimos años, muchos adultos hayan renegado de las últimas creaciones de Ferré para el cine (como "Soledad y Larguirucho"), su cine colmó salas. "Trapito", que hizo llorar a auditorios enteros; "Mil intentos y un Invento", "Ico: el caballito valiente", "Corazón, las alegrías de Pantriste", y "Manuelita", en la que se unió a la inolvidable María Elena Walsh.
Durante 40 años, Ferré subió al décimo piso del edificio Apolo, muy cerca del Obelisco, para crear desde ese cielo urbano sus pequeños personajes de la infancia.
Sus Anteojitos y Larguiruchos se mantuvieron fieles a sus inicios, aunque el cine y la tevé, pero sobre todo la computadora y las tablets y las consolas de juegos, los volvieran casi piezas de museos. El siguió pensando siempre, que la infancia tiene paredes de inocencia: "Mientras al chico le des imaginación, le des aventura y le des personajes buenos y malos... El chico en esencia es bueno, es travieso, pícaro, lo que pasa es que los mayores les informamos con otro método. Y creemos que son más inteligentes, porque les damos mucha más información, pero eso no quiere decir que estén maduros", dijo el año pasado.
Y quizás haya tenido razón.
Hoy parece poco probable que algún chico se entusiasme con Petete, que quiera ver los cortos de Hijitus, o se ría con eso de repimporotear al calabozo. Pero sin duda, a todos los que dejaron la infancia hace ya demasiado tiempo, les genere alguna nostalgia y muchos recuerdos.
García Ferré era de los que creían que "envejecemos cuando no tenemos más capacidad de generar ilusiones". Eso dijo con sus dibujitos, anclados en aquel país de la inocencia que hoy parece extrañamente lejano y ajeno. Y sí, tenía razón.
En este homenaje lleno de alegría y diversión a García Ferré muchas de sus creaciones, casi seguro, se me escaparon... pero no importa lo que vale es el reconocimiento por esos gratos momentos pasados de quien, también, hizo mucho por el país.
Manuel García Ferré partió "rumbo al silencio", como decía Don Atahualpa Yupanqui, pero vivirá en cada una de sus obras con una sonrisa nuestra.




 
Recopilación de internet.
 
LA YAPA ARGENTINA.
 
LA REVISTA "ANTEOJITO"
ANTEOJITO Nro. 1
"Los temas que trató (la revista Anteojito) buscan salir de la actualidad, el esnobismo o tendencias que sé que al cabo de tres o cuatro años mueren. Generalmente recalcó los valores universales y eternos". (Manuel García Ferré)
 
ANTEOJITO salió a la venta el 8 de octubre de 1964, popularizó a personajes como Calculín, Hijitus, Larguirucho, Oaky, Petete, Pi Pío, La Vaca Aurora, Pelopincho y Cachirula, Trapito y  la Bruja Cachavacha, entre otros.
La Revista Anteojito compitió siempre con Billiken de Editorial Atlántida hasta que en la década del ‘90 apareció la revista Genios  del Grupo Clarín y se quedó con la mayoría de los lectores infantiles.
ANTEOJITO Nro. 1925.
(año 2001)

El 28 de diciembre del 2001  marcó el final de Anteojito en plena crisis económica de una Argentina imprevisible e inestable que fue un "golpe mortal" para varias empresas argentinas.
Su último número el 1.925 marcó el adios definitivo tras 37 años de publicación luego que su circulación hubiera bajado a 33.000 ejemplares semanales (en sus tiempos de esplendor llegaba a 300.000 semanales).
En las páginas de esa última edición Manuel García Ferré, creador de riqueza y trabajo argentino, resaltaba:
“Las actuales circunstancias determinan ahora el tiempo de despedirnos. La intensa y rica trayectoria cumplida nos entibia el corazón. Sabemos que la huella de nuestro paso por el mundo de los niños permanecerá en el recuerdo. Como dijo el poeta, puedo estar apartado pero no ausente”.
 
 

jueves, 28 de marzo de 2013

LA SONRISA.... HUMOR ARGENTINO.

PUBLICADO EN EL DIARIO "LA VOZ DEL INTERIOR", CÓRDOBA.

LOS LARGOS PASOS DE CHINA por HÉCTOR CIAPUSCIO

 

Las enseñanzas del legendario maestro chino Confucio llegaron a su posteridad a través de versos que se titulan "Analectas" (Conversaciones) y que contienen aforismos, máximas y consejos. Uno de estos últimos se ha hecho clásico como recomendación a los líderes políticos. Es el que dice: "Gobierna en beneficio del pueblo y recluta hombres superiores, no importa de qué origen". Los responsables del Partido Comunista chino, a su manera, parecen entenderlo. Los cambios en el poder son como los de una esclarecida corporación burocrática. Cada una de las generaciones políticas que se sucedieron a partir de las reformas cruciales que impuso Deng Xiaoping con sus "cuatro transformaciones" a finales de la década de 1970 ha estado poblada de jóvenes con rostros frescos, anteojos de intelectuales, presencia dinámica y perceptible talento. En la cúpula del Partido ingenieros se van e ingenieros llegan. Los chinos buscan cuadros de administración inteligentes y especializados; asumiendo el consejo confuciano, privilegian la eficiencia y el pragmatismo.
El avance económico de China ha sido espectacular. Desde aquellas reformas de 1978 logró el sostenido crecimiento económico más rápido de la historia humana; creció en cuarenta veces su dimensión anterior. En una sola generación mil millones pasaron de la bicicleta al automóvil. La admiración universal por estos logros se renovó ahora cuando asumieron el gobierno del país los representantes de la quinta generación revolucionaria (las anteriores son las de Mao, Deng, Jiang, y Hu Jintao). Sobre la base de 50 años de éxitos, Xi Jimping, el nuevo presidente, formuló un credo renovado de grandeza impar de su país. Fijó como objetivo para el 2020 duplicar el PBI y los ingresos per cápita respecto del 2010, pero atendiendo a otros, sociales y culturales, como disminuir drásticamente las diferencias entre ricos y pobres y atender prioritariamente a la salud pública y el ambiente, comprometido ante la necesidad del crecimiento económico.
Fuera de lo estrictamente político y económico, algo también parecido a un milagro, la hazaña educativa ha sido asombrosa. El test del 2009 realizado por PISA, el programa internacional de evaluación de estudiantes, colocó a Shanghai, una megalópolis de 15 millones de habitantes, como primera mundial absoluta en cuanto al rendimiento estudiantil y documentó que cientos de millones de alumnos de provincias emparejaban o sobrepasaban a los de los países adelantados de Europa y, de lejos, los resultados americanos. El éxito de los estudiantes con ancestros chinos se comprueba en todo el mundo y a través de sociedades con sistemas socioeconómicos y políticos diversos. Se ha dado en Hong Kong, en un sistema de libre mercado casi absoluto y hasta anárquico, se ha dado en Singapur, regido con mano de hierro por un caudillo del partido socialista, y se ha dado ampliamente en Taiwán, una población de origen chino con un modelo de desarrollo intermedio.
Comentaristas norteamericanos señalan que desde 1965, cuando la inmigración se hizo más abierta para ellos, las comunidades chinas no han cesado de extenderse y prosperar. En lo educativo, una notable fracción de los estudiantes sobresalientes, juzgados por pautas objetivas como la de la Olimpíada Matemática y competiciones como la Intel Science o por apreciaciones más subjetivas como las tasas de admisión a las universidades de la Ivy League, ha tenido nombres chinos. Una cita expresa que los resultados son particularmente elocuentes cuando se expresan en términos cuantitativos: aunque sólo el 1% de los graduados universitarios cada año son de origen étnico chino, el análisis de los apellidos indica que corrientemente incluyen casi el 15% de los estudiantes con performance exitosa más alta, una proporción que supera cuatro veces la de los judíos americanos, el grupo de mejor resultado entre los que tienen ascendientes blancos. Otro comentario elocuente afirma que Silicon Valley es en gran medida dependiente de profesionales de este origen para mantener sus ventajas tecnológicas. No es de extrañar que casi contemporáneamente con los informes educativos se conoció en estos días un anuncio de la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual expresando que por primera vez en la historia los pedidos de patentes industriales centralizadas en Pekín superan en número los de Washington. Hace tres años, en el 2008, las cifras de China representaban el 15% del total, frente al 23% de Estados Unidos. En el 2011 China, con el 24,6%, superó al 23,5% americano. Significan 526.412 pedidos de patentes industriales contra 503.582 de Estados Unidos. Este fenómeno suena como una verdadera campana de alarma para la patria de Edison.
Nosotros, los de la patria de Sarmiento, tenemos motivos para preocuparnos por comparaciones con China que se refieren a algo más básico, la educación en general. Al señero logro educativo de Shanghai registrado para el 2009 por PISA, la prueba internacional que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) efectúa en seis decenas de países para evaluar su estado educativo, se refirió hace unos días el ministro de Educación argentino Alberto Sileoni. Relativizó ese éxito insistiendo en lo puntual de la referencia a la megalópolis china y cuestionó las evaluaciones sobre matemáticas y rubros afines que hacen los del hemisferio norte porque no tienen en cuenta la "dimensión axiológica", la incorporación de valiosos conocimientos del arte y del ambiente que hacen nuestros estudiantes. La Argentina fue ubicada en el puesto 55 en matemáticas y 50 en ciencias de un total de 65 países analizados. En al ranking general, comparando entre el 2000 y el 2009, nuestro país –atrás de Chile (449), Uruguay, México, Colombia y Brasil– bajó de 418 puntos a 398. Optimista a pesar de todo, el ministro prometió que la Argentina participará con mejores resultados en el próximo examen de PISA que se hará en el 2015.
Compartamos este optimismo de pasos cortos. No somos chinos.
 

El escudo del Papa Francisco, ligeramente modificado y mejorado.


 
El escudo del Papa Francisco ha sido ligeramente modificado y mejorado: la estrella, en un principio de cinco puntas, ha pasado a tener ocho, las ocho bienaventuranzas, la flor de nardo ha sido cambiada y el lema "Miserando atque eligendo" ha sido insertado en una banda blanca con la parte de atrás en rojo.
 
LOS CAMBIOS:  En la parte baja del escudo, a su derecha, se encuentra una estrella y a la izquierda la flor de nardo.
La estrella simboliza a la Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia, Católica, Apostólica, Romana y la flor de nardo a San José, patrón de la Iglesia.
De acuerdo a la tradición española San José es representado con un ramo de nardos en la mano.
Con este escudo, informó el Vaticano, el papa ha querido resaltar su particular devoción a la Virgen y a San José.
DETALLE DE LOS CAMBIOS.
Esto es lo que se ha cambiado. En un principio la estrella era de cinco puntas y ahora se ha cambiado por una de ocho, para simbolizar las ocho bienaventuranzas.
La flor de nardo en un principio se podía confundir con una ramo de uvas y ahora se ha modificado el dibujo, más fiel a lo que es una rama de nardos.
El lema de su pontificado es "Miserando atque eligendo" ("Lo miró con misericordia y lo eligió") y está tomado de las homilías de san Beda el Venerable, el cual, comentado el evangelio de Mateo, escribió "Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me" (Vio Jesús a un publicano y como le miró con sentimientos de amor lo eligió y le dijo: sígueme".
Ahora, el lema se ha insertado en una banda blanca, cuya parte trasera es de color rojo. Sigue colocado debajo del escudo.

El papa y la presidenta. Paz y guerra. Para muchos, Francisco trae reconciliación al país. pero el espacio K explota.

 
Por James Neilson.
Desde aquel momento en que el cardenal francés, Jean-Louis Touran, dejó boquiabierta a la muchedumbre expectante que se había congregado en la Plaza San Pedro al informarle que un arzobispo latinoamericano llamado Jorge Mario Bergoglio sería el próximo papa, buena parte de la Argentina está celebrando la noticia por motivos que tienen más que ver con el orgullo nacional que con un muy poco probable renacer religioso. De repente, el país se llenó de papistas no sólo católicos sino también protestantes, musulmanes, judíos, umbandistas, agnósticos y ateos. En los diarios más importantes, todos opositores, aparecieron de golpe centenares de artículos acerca de las cualidades excelsas de Bergoglio que, por razones misteriosas, no habían llamado la atención antes de su elevación al pontificado. Casi todos coincidieron en que el hombre es un santo, que en adelante nada sería igual.
Demás está decir que los más contentos por lo que acaba de suceder han sido los hartos de la prepotencia kirchnerista. A su entender, el relato cada vez más extravagante de Cristina se ha visto desplazado por otro, de connotaciones universales, que es infinitamente más emocionante. En seguida, los neopapistas se pusieron a comparar “la sencillez” y “humildad” de Bergoglio con el amor por los accesorios costosos que se atribuye a Cristina y su honestidad personal con la corrupción festiva que ven en el entorno presidencial, a subrayar su voluntad nada kirchnerista de charlar amablemente con todos (y todas), sin excluir a los periodistas, y a acordarse de sus roces frecuentes con los Kirchner, además del desprecio evidente que sentía por el truculento estilo K.
También motivaron regocijo las divisiones que provocó en el oficialismo la transformación en sumo pontífice del hombre que según Néstor Kirchner actuaba como el “líder de la oposición”. Algunos que juran estar comprometidos con el proyecto de Cristina festejaron el triunfo de un compatriota. Otros se concentraron en denigrarlo, acusándolo de complicidad con el régimen militar y, lo que en opinión de ciertos incondicionales de la presidenta sería peor aún, de llevarse bien con personajes tan siniestros como Daniel Scioli y Mauricio Macri. Por un par de horas, pareció que los contrarios al nuevo papa impondrían su punto de vista en la Casa Rosada, pero, luego de pensarlo, la presidenta decidió que sería mejor resignarse a convivir con la realidad antipática. No le será fácil. Mal que le pese a Cristina, ya es tarde para que simpatizantes a su parecer tan valiosos como Horacio Verbitsky y Horacio González modifiquen su postura hostil hacia el clérigo que, para su indignación, se ha erigido inesperadamente en el nuevo ídolo popular y, diría Borges si estuviera entre nosotros, en un pretexto irresistible para brindis patrióticos.
Con astucia, Cristina aprovechó la oportunidad que le proporcionó su primera audiencia con quien, por ahora, es el único argentino que está en condiciones de hacerle sombra, para invitarlo, con el propósito de sembrar cizaña, a encabezar una cruzada antibritánica, “intercediendo” en la disputa en torno a las islas Malvinas. Puede que Bergoglio se haya sentido tentado a complacerle, pero sería de suponer que Francisco entenderá que le aguardan problemas un tanto más urgentes que el planteado por una causa irredentista que se remonta a la primera mitad del siglo XIX cuyo significado es más simbólico que territorial. Además de combatir la pedofilia clerical que en Europa y Estados Unidos ha privado a la Iglesia Católica de su autoridad moral, Francisco tendrá que hacer algo a fin de ayudar a millones de cristianos que en el Oriente Medio, Pakistán y África del Norte, son víctimas de una feroz, y a menudo letal, ofensiva islamista, procurar proteger a sus correligionarios en China, y tratar de frenar a las llamadas “sectas” protestantes en América latina donde ya han puesto fin al monopolio católico tradicional.
A juzgar por la forma en que ha iniciado su gestión como papa, para Francisco será prioritaria la lucha, por fortuna pacífica, por las almas latinoamericanas que los católicos están librando contra una multitud de comunidades heréticas. A diferencia de su antecesor alemán, un intelectual admirado por el director de la Biblioteca Nacional, González, porque “tenía una idea spinozista del mundo”, Francisco quiere dar a su pontificado un perfil popular, cuando no populista, similar a aquel de las iglesias evangélicas. ¿Un papa protestante? Puede que Bergoglio no se haya propuesto ir tan lejos, pero sus ataques verbales contra el lujo y su deseo reiterado de liderar “una iglesia pobre y para los pobres” hacen recordar la prédica de los muchos reverendos luteranos, calvinistas y otros que, a través de los siglos, han denunciado al catolicismo por la afición notable de sus “príncipes” a las riquezas terrenales. De todos modos, las afirmaciones de Francisco en tal sentido le han granjeado el aplauso de quienes, según las pautas imperantes, son ricos o, cuando menos, relativamente prósperos, y que no tienen ninguna intención de dejar de serlo.
Los peronistas ven en Bergoglio a un compañero, uno que, para más señas, en los años setenta militó en la Guardia de Hierro, una facción conformada por individuos tan insensibles que les pareció apropiado adoptar el nombre de una agrupación fascista rumana cuya crueldad sádica asqueó incluso a los integrantes brutales de las SS hitlerianas. Aunque los entusiasmados por la entronización de un papa argentino prefieren minimizar la importancia de tales detalles biográficos, tratándolos como si fueran mentiras viles, no los olvidarán los que temen verse perjudicados por las reformas drásticas que según parece tiene en mente. Como Joseph Ratzinger tuvo la ocasión de aprender, la curia vaticana siempre ha sido un “nido de víboras” – así lo calificó un amigo del papa emérito -, en que todo vale en las luchas internas.
Sea como fuere, no cabe duda de que cuando es cuestión de relaciones públicas Francisco es muy superior al retraído pensador teutón cuya gestión se basó en la convicción de que, para poner fin al repliegue del cristianismo en Europa, sería necesario que el credo se fortificara doctrinariamente. En menos de dos semanas, Francisco se ha forjado la imagen de ser un papa bondadoso, rebosante de calor humano, al que le angustia el destino de los pobres y que está plenamente dispuesto a compartir sus penurias, viajando como ellos en el atestado transporte público porteño y viviendo en un departamento modesto cuando podía haber disfrutado de una limosina y las comodidades de un palacio episcopal.
Tanta austeridad personal impresiona, claro está, pero sucede que sería desastroso para los pobres que el ejemplo brindado por Bergoglio hiciera escuela; las economías modernas dependen del consumo de bienes y servicios que a juicio de un asceta son superfluos y por lo tanto repudiables. El lujo será un pecado, pero si demasiados prestaran atención a las exhortaciones del papa Francisco, optando por anteponer a todo lo demás el futuro hipotético de su alma inmortal, el resultado inevitable sería una gran depresión mundial.
Bergoglio combina el conservadurismo cultural, ya que se opone tenazmente al matrimonio “igualitario” y, desde luego, al aborto, con la variante del progresismo socioeconómico favorecido por muchos peronistas que sostiene que la inequidad es en el fondo un problema ético, de suerte que si los ricos, trátese de países o personas, fueran más generosos, no habría pobres. O sea, que hay que privilegiar el reparto por encima de la producción. Por desgracia, el asunto no es tan sencillo. Aunque los esfuerzos de los estrategas católicos por aprovechar el hundimiento del comunismo y las dificultades del socialismo democrático erigiéndose en defensores de los pobres, tratándolos paternalmente como víctimas del “capitalismo salvaje”, le ha reportado ciertos beneficios políticos, en ninguna parte han contribuido a mejorar decisivamente el estándar de vida material de los rezagados o “excluidos”. En cambio, sí lo han hecho los gobernantes poco solidarios de sociedades de cultura política y social que los bienpensantes consideran reaccionaria, como las de Suiza y las ciudades de Singapur y Hong Kong.
Además de procurar hablar en nombre de quienes supuestamente no tienen voz propia, Francisco, como todos los papas anteriores recientes, aspirará a incidir en la conducta sexual de los fieles. En teoría, será el dictador espiritual de los aproximadamente 1.200 millones de católicos que hay en el mundo, el encargado de decirles lo que nunca deberían hacer; en realidad, su influencia será tan escasa como la de sus antecesores. He aquí una razón por la que la Iglesia Católica corre peligro de degenerar en lo que el nuevo papa llamó una “ONG piadosa”, una eventualidad que se ha comprometido a ahorrarle, pero que, en Europa al menos, a esta altura parece virtualmente inevitable. Será por este motivo que los cardenales decidieron que sería una buena idea abandonar el viejo continente, que desde su punto de vista ha recaído, acaso irremediablemente, en el paganismo hedonista precristiano, para buscar un pontífice, si bien uno de raíces italianas, en un lugar “del fin del mundo” en que las perspectivas lucen un tanto mejores.

Publicado en  revista “Noticias de la Semana”, (Nro. 1891), 22 de mayo de 2013, páginas 22/23.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Cardenal cubano revela palabras de Bergoglio antes de ser electo Papa.


El cardenal cubano Jaime Ortega reveló en La Habana un manuscrito con las palabras pronunciadas sobre la misión de la Iglesia por Jorge Bergoglio en una sesión antes del cónclave que lo eligió Papa, y que pudo haber decidido el voto de los cardenales.
El manuscrito fue entregado “en exclusiva” a Ortega por Bergoglio antes de ser elegido como el Papa Francisco, y el pensamiento que contiene “pudo haber guiado la selección de los cardenales” el pasado 13 de marzo, según divulgó el martes la revista Palabra Nueva de la Iglesia Católica cubana .
De acuerdo con esa fuente, el arzobispo de La Habana le pidió a Bergoglio una copia de su intervención en la congregación general de cardenales previa al cónclave, para conservarla “por coincidir” con su pensamiento sobre la Iglesia.
El entonces cardenal primado de Argentina dijo que no tenía sus palabras por escrito pero al día siguiente le entregó a Ortega el texto escrito de su puño y letra y autorizó su difusión.
El sitio en internet de Palabra Nueva precisa que en un encuentro posterior en El Vaticano entre el cardenal cubano y el ya electo Papa Francisco éste “ratificó su autorización para la difusión del texto, cuyo original guarda (…) Ortega como un tesoro especial de la Iglesia y un recuerdo privilegiado del actual Sumo Pontífice”.
El manuscrito de cuatro puntos insiste en que la evangelización “es la razón de ser de la Iglesia” que “está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias”.
En su valoración sobre las características que debía tener el nuevo pontífice, Bergoglio consideró que debía ser “un hombre que, desde la contemplación de Jesucristo y desde la adoración a Jesucristo ayude a la Iglesia a salir de sí hacia las periferias existenciales”.
“Cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar deviene autorreferencial y entonces se enferma (…) Los males que, a lo largo del tiempo, se dan en las instituciones eclesiales tienen raíz de autorreferencialidad, una suerte de narcisismo teológico”, aseveró.
Asimismo resaltó que hay dos imágenes de la Iglesia: “la Iglesia evangelizadora que sale de sí (…) o la Iglesia mundana que vive en sí, de sí, para sí”.
“Esto debe dar luz a los posibles cambios y reformas que haya que hacer para la salvación de las almas”, añadió Bergoglio.

Fuente de información: EFE
En el marco de las celebraciones por la Semana Santa, en la Catedral Metropolitana se realizó ayer una Misa Criolla, interpretada por el compositor argentino, Ariel Ramírez, en la que también se homenajeó al papa Francisco.
La celebración, a la que asistieron gran cantidad de fieles, empezó cerca de las 20 y fue organizada en forma conjunta por el gobierno metropolitano y la Diócesis que encabezó Jorge Bergoglio, hasta convertirse en el Papa de la Iglesia Católica.
Anteayer, en un comunicado, el Arzobispado había señalado: "El hecho de que se realice en la Catedral Metropolitana tiene un significado especial en esta fiesta religiosa", dado que previo a su asunción como Santa Padre, allí Bergoglio pronunciaba sus homilías.
La Misa Criolla fue compuesta y grabada en 1964 y obtuvo un gran éxito con discos de oro y platino. Es considerada una de las obras cumbres de la música argentina y en 1987 fue grabada por el tenor español José Carreras. Bajo el pontificado de Pablo VI el Vaticano la consideró una obra de importancia religiosa universal.
Hoy se realizarán otras celebraciones y habrá un Vía Crucis dentro de la Catedral a las 13.15 y Vísperas Solemnes a las 17.30, que estarán acompañadas de confesiones en distintos horarios. En tanto, el Jueves Santo la misa Crismal será a las 10 y será celebraba por el monseñor Joaquín Sucunza, a cargo de la Arquidiócesis. Horas más tarde, a las 19, el obispo auxiliar Raúl Martín oficiará la Misa de la Cena del Señor.
Ayer se conoció que el papa Francisco visitará la Argentina en diciembre próximo, según confirmó una fuente eclesiástica a la agencia DyN. En tanto, el viaje podría incluir otros destinos, entre los que estarían Uruguay y Chile.
Agencia Télam y DyN

http://www.elnuevoherald.com/2013/03/26/1439798/cardenal-cubano-revela-palabras.html#storylink=cpy

martes, 26 de marzo de 2013

Manual peronista para convertirse en más papistas que el Papa por Francisco Peregil.

El peronismo, como el amor, sigue acumulando definiciones que no terminan de definirlo. Una de las más consabidas sostiene que es un sentimiento. El peronista Carlos Saúl Menen, en una línea algo menos romántica, siempre dijo que no es ni una doctrina ni un programa económico, sino una forma de gobernar. El latinoamericanista de Estados Unidos Nicolas Shumway explica que el genio de Perón no fue su originalidad sino “su capacidad de tomar ideas de varios movimientos y convertirlos en herramientas para mantenerse en el poder”. Y añade:
Para mantenerse en el poder no hay que preocuparse demasiado por las inconsistencias y contradicciones. Es útil y permisible toda herramienta retórica, ideológica o práctica aunque resulten incompatibles entre sí. Lo mismo la institucionalidad: si resulta útil hay que defenderla. Si no, que se busquen formas para hacer las cosas de otra manera.
Lo que traducido a un lenguaje menos académico viene a decir que para mantenerse en el poderhay que ser un gran chaquetero; o sea, cambiar de principios con tanto vértigo como descaro. En ese sentido, la cintura política de algunos poderosos peronistas -mucho más flexible y rápida que la de Messi, Maradona y Groucho Marx juntos- nunca decepcionará. Que Cristina Fernández y Néstor Kirchner apoyaran en 1993 la privatización parcial de YPF y en 1999 la venta de YPF a Repsol no es óbice para que el año pasado Fernández decretase su expropiación y encima dijera que ése había sido el sueño de Néstor. Que Fernández y sus ministros critiquen a cada momento la década liberal de Menem (1989-1999) tampoco es ninguna cortapisa para que Menem apoye hoy con su voto de senador las políticas de Fernández. Ni le extraña a Menem ni a Fernández.
Y sin embargo… estos días estamos presenciando una operación de contorsión ideológica que resulta insólita incluso en los anales del peronismo. Los esfuerzos de Fernández para borrar sus años de discordia, desprecio y ninguneo hacia Jorge Mario Bergoglio podrían estudiarse en cualquier universidad de Ciencias Políticas. Por si alguien se animase, incorporamos un breve manual de uso para cualquier estudiante. Se trata solo de los primeros pasos dentro de un corrimiento tectónico que a buen seguro aportará en breve más lecciones de pragmatismo sin complejos.

1.- Al enterarse de que un rival político como el cardenal Bergoglio es nombrado Papa, la presidenta deberá disimular lo mejor posible que le había denegado más de diez solicitudes de audiencia y que le había retirado de su catedral porteña la celebración del tedeum. Lo ideal sería acoger el nombramiento desde el primer instante mostrando grandes dotes de adaptación. Pero entendemos que el golpe fue demoledor. Así que mientras se asimila, hay que apartarse de Twitter, que no se nos escape algo de lo que podríamos arrepentirnos toda la vida. Sólo al cabo de una hora la presidenta deberá difundir en esta red social un fría carta protocolaria de felicitación.
2.- El mismo día del nombramiento se aprovechará un discurso público ante miles de militantes para iniciar un tímida maniobra de acercamiento. Puede servir un acto de anuncio en políticas sociales en Buenos Aires. Háblese de la inauguración de dos gasoductos, menciónese a Chávez, dígase por ejemplo, “y no sé qué otras cosas inauguramos, ayer, porque era increíble”. Por supuesto, no hay que olvidar jamás la referencia a él. No al Papa, sino a él, a Néstor Kirchner. Háblese de los números del plan Argentina Trabaja, del proyecto Ellas Hacen, y hasta del “cultivo de amaranto”. Y ya al final, casi de pasada dígase:
También hoy es un día –y no puedo dejar de mencionarlo y no quiero dejar de mencionarlo- histórico. Por primera vez en la historia de la Iglesia, en los 2.000 años de historia de la Iglesia, va a haber un Papa (silbidos)que pertenece a Latinoamérica…
Y cuando los jóvenes y fieles seguidores de la Cámpora -que aún no han ejercitado como es debido la cinturita política- comiencen a silbar al Papa, la presidenta deberá callarlos pero de forma muy sutil. Sin decirles como tantas veces que dejen de chiflar. Simplemente, repitiendo hasta cinco veces la misma frase. Por supuesto, en la transcripción oficial del discurso han de aparecer en mayúscula y entre paréntesis las seis veces en que la presidenta cosechó (APLAUSOS). Pero nunca se mostrarán las repeticiones ni los silbidos que tuvo que aplacar. O sea, jamás debe aparecer esto:
…Y que le deseamos (silbidos)… Y que le deseamos (silbidos)… Y que le deseamos… (silbidos). Y que le deseamos… de corazón (silbidos)… Que le deseamos de corazón (silbidos) a Francisco I que pueda lograr mayor grado de confraternidad entre los pueblos, entre las religiones.
Termínese el discurso de 18,4 minutos con estas palabras, sin concederle demasiada importancia al "hecho histórico", sin haber mencionado el nombre de Bergoglio, sin decir que es argentino:

Por eso, quiero abrazarlos a todos muy fuertemente, a desearles con mucha fuerza a todos los argentinos, a los 40 millones de argentinos, que estemos muy juntos y que Dios los proteja a todos ustedes y a sus familias.
Muchas gracias y fuerza Argentina, que Argentina trabaja con dignidad y esperanza.
Muchas gracias. (APLAUSOS)
3.- Mientras los peronistas que aún no se han enterado de que la contorsión táctica acaba de empezar siguen tuiteando mensajes contra el Papa, váyase negociando en el Vaticano el almuerzo privado con Francisco, el primer encuentro del Papa con un jefe de Estado. Después, durante el intercambio de regalos, muéstrese una exhibiciónde fina esgrima peronista:
-Cristina Fernández: Esto es un equipo de mate de los de Argentina Trabaja, la cooperativa de trabajadores argentinos. Vamos a romper los papeles porque es de buen augurio.
-El Papa: ¡Qué bonita! ¡Qué buen gusto!
-Fernández: Esto es un termo, el agua y la yerbera. Mire qué linda esta yerbera de calabacita. Y la azucarera.
Muchos argentinos no llegarán a entender por qué la presidenta le explica a un compatriota cuáles son las partes de un equipo de mate, y sobre todo si el compatriota en cuestión tiene 76 años y es un gran bebedor de mate. Dirán que es como contarle a Messi cómo se lanza una falta. Pero eso será problema de ellos. Nosotros seguiremos con nuestra exhibición de esgrima:
-El Papa: ¡Qué bonita! Yo lo tomo amargo.
-Fernández (Risas): Por ahí hay alguno que le gusta y quiere convidarlo. Este es el mate que lo lleva a la boca, tiene una forma especial. Ahí está el matecito y la bombilla.
-El Papa: Muchas gracias.
-Fernández: No, por favor.
La presidenta le tocará levemente el brazo al tiempo que le pregunta:
¿Puedo tocar?
Con esa broma ella ha de dejar patente que el Papa sigue siendo Bergoglio, que no hay tanta distancia, que es el mismo anciano que sospechaba que estaba siendo espiado por el Gobierno. Pero como Bergoglio también tiene una gran experiencia en el trato con peronistas, responderá dándole un beso espontáneo que equivale al abrazo del oso. La presidenta tratará de escurrirse de ese abrazo y doblará la apuesta:
Nunca un papa me había besado.
El Papa, por su parte, no perderá la ocasión de recordarle que él sigue siendo el mismo que predicaba contra la pobreza y la corrupción. Y le regalará un libro con las conclusiones de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam). En realidad será un regalo envenenado, 270 páginas con el mensaje de los obispos que se reunieron en 2007 en la ciudad brasileña de Aparecida, donde se habló, entre otros males modernos, de la corrupción y el uso clientelar de los pobres. Pero será imposible que la presidenta, en ese momento, conozca el alcance del regalo.
Fernández: Ah bien, libros.
El Papa: Esto para que pesqueun poco lo que pensamos en este momento los padres latinoamericanos.
Fernández: Para los discursos..
El verbo pescar tiene resonancias bíblicas, pero al mismo tiempo es muy del lenguaje coloquial porteño. Por eso es como si el Papa le hubiese dicho:
Para que usted entienda de una vez en qué consiste eso de combatir la pobreza.
Pero ya hay que hacer caso omiso a cualquier ataque. Las elecciones legislativas están a la vuelta de la esquina, en octubre, y no se puede librar ninguna batalla cuya derrota esté garantizada.
4.- Dos días después del nombramiento las encuestas ya habrán revelado que el Papa es profeta en su tierra. Así que la maquinaria deberá ponerse a pleno rendimiento para subirse a la ola papista. Por si alguien aún no se ha enterado, el filósofo kirchnerista José Pablo Feinmann deberá expresarlo claramente en el canal Todo Noticias:
Hay que apropiarse de este Papa antes de que lo haga la derecha.
Mientras tanto, habrá que poblar las calles de carteles donde se diga que el Papa es peronista.
sobre todo, habrá que crear un cartel muy especial al que le dedicaremos el último apartado.
5.- El cartel debe ser una obra maestra de la publicidad. Que se ven solo las dos manos del Papa y una de Cristina, junto al mate que le regaló. Y una leyenda que diga: “Compartimos Esperanzas”.
Solo deben verse las manos. Porque si se les vieran las caras no sería creíble, la gente terminaría riéndose. Pero dentro de unos meses, en octubre, cuando hayan pasado las elecciones legislativas, ya nadie se acordará de que el Papa había denunciado, por ejemplo, la corrupción que provocó la muerte de 51 personas en el accidente ferroviario de Once.Solo con repetir todo lo que le deseamos de corazón, o sea, todo lo que le deseamos de corazón… Los silbidos se convertirán en aplausos.
http://blogs.elpais.com/el-sur/2013/03/manual-peronista-para-hacerse-mucho-m%C3%A1s-papista-que-el-papa.html